• 1ª Parte
  • 15'
  • 30'
  • 2ª Parte
  • 60'
  • 75'
  • 90'
Espanyol

18' Marco Asensio

51' Marco Asensio

56' Víctor Sánchez

70' Sale Burgui entra Gerard

82' Sale Víctor Sánchez entra Enzo Roco

92' Sale Caicedo entra Salva Sevilla

Deportivo

25' Sale Sidnei entra Laure

46' Arribas

67' Sale Juanfran entra Luisinho

77' Sale Borges entra Fede Cartabia

ESPANYOL 1 - DEPORTIVO 0

El zurdazo de Asensio libera al Espanyol del pavor del descenso

Los pericos salieron mucho más decididos en el segundo tiempo y el Deportivo, pese a un gran Lux, echaron de menos a Lucas Pérez.

LALIGA

A Marco Asensio se le suponía calidad sobresaliente, como a los soldados el valor. Sin embargo, se le achacaba falta de contundencia, de decisión en los metros finales, para finalizar cuando no había alternativas más claras. Y ante el Deportivo se despojó de esos fantasmas con su primer gol en Primera (tras seis asistencias), al tiempo que con su gol emancipaba al Espanyol de otros espectros diabólicos, los de la amenaza del descenso. Su zurdazo, potente y definitivo, liberó la rabia de un mediapunta brillante en un partido de centrocampistas y también la de un conjunto, el perico, que llevaba dos meses sin ganar. Y condena a un Depor ordenado, correcto con balón pero al que le faltó la inspiración que suele aportar Lucas Pérez. La que sí tuvo Lux, pero sobre todo Cornellà, que vivió una de su tercera mejor entrada del curso y una tarde que llevaba demasiado tiempo esperando en la alcoba.

Que el Espanyol flirtea con el descenso no es algo que se atisbara en el primer tiempo. O sí. Los pericos jugaron a golpe de latido, como cuando uno se da un golpe y se pone la mano en la zona afectada: brota el corazón, aumentan las pulsaciones. Tuvieron los de Galca diez minutos de inspiración, en los que se toparon con Lux, primero en un cabezazo de Álvaro, después en dos tiempos ante Caicedo (“sálvame de Lux”, podrían haber exclamado los de Galca), y con Arribas, que taponó un pase de la muerte de Asensio al ecuatoriano. Lo que sí se intuyó, en cambio, es que el Depor vive en una zona tranquila. Atajó esos momentos de peligro buscando el balón y, cuando lo tuvo, lo movió y asestó latigazos que buscaron a Pau, especialmente Luis Alberto con mucho desparpajo y omnipresencia para cubrir la baja de Lucas Pérez. Aunque para golpe deportivista, el que sufrió cuando Sidnei, experico para más inri, se tuvo que retirar con problemas musculares en el minuto 26.

Volvió a la carga el Espanyol en la reanudación, esta vez más decidido a conseguir tres puntos balsámicos, y lo hizo bajo la batuta de Asensio. El mediapunta cruzó demasiado a los cuatro minutos pero ya no falló en el 52’, cuando se vio solo tras un buen centro de Javi López y dejada de cabeza de Burgui, y fusiló a Lux. Tras el 1-0, en el que ciertamente nada pudo hacer, el guardameta argentino ya no dejó pasar ni una. Abortó en dos tiempos y con los pies sendos chuts de Gerard Moreno, quien entró por Burgui, y de Asensio, a quienes volvió a taponar después ya en acciones aisladas. También lo intentó Víctor Sánchez, sobre quien Fernando Navarro pudo cometer penalti. Y Álvaro, pero esta vez su testarazo salió alto. Como el de Oriol Riera a la salida de un córner, desviado, acaso la única ocasión clara de los de Víctor, junto a una volea de Luis Alberto, que en el segundo tiempo las vieron venir. Sin Lucas Pérez, el Depor es mucho menos Depor. Por eso, de cinco empates pasa directamente a sumar una derrota que, si bien no le mete en problemas (seguirá más cerca de Europa que del descenso), sí empieza a preocupar porque no ha ganado en este 2016.