ATLÉTICO DE MADRID

El Atlético elige una Peineta más cómoda y más segura

El nuevo estadio podrá tener una capacidad final de 68.000 espectadores. En cerca de un mes se habrán terminado de colocar las gradas, es decir el esqueleto del recinto.

Madrid
0

El nuevo estadio del Atlético sigue los plazos previstos. El club madrileño abrió este recinto a los medios que habitualmente cubren la información del club rojiblanco para comprobar de primera mano cómo van las obras en La Peineta. El Atlético tiene previsto en un mes terminar de colocar todas las gradas. Ahora mismo ya ha colocado parte de las gradas bajas. La cota máxima del estadio ya está acabada, por lo que el esqueleto del estadio está cerca de finalizar. Luego quedarán las tripas, el inmenso trabajo de albañilería y fontanería que debe realizar para que el estadio esté a punto para la campaña 2017-18, el objetivo de la entidad rojiblanca. Como dato curioso cabe decir que las planchas de hormigón se fabrican a unos metros del recinto y según se van finalizando, se van colocando. El estadio del Atlético tendrá una parcela de 88.150 metros cuadrados. El Vicente Calderón tiene 31.046, es decir el nuevo estadio tendrá casi el triple de parcela que el actual. En el Calderón, todo lo que va más allá del propio recinto deportivo no pertenece al club. En La Peineta los aledaños sí pertenecen al club.


El aforo aún no se conoce con exactitud y es uno de los debates internos que existen en la entidad rojiblanca. El aforo iba a ser de 70.000 espectadores, pero dentro del club consideran que es mejor reducir algo el número de espectadores para ganar en lo referente a la seguridad y a la comodidad de los aficionados. Así, el estadio podría tener una capacidad final de 68.000 localidades. Los dirigentes quieren que exista una buena amplitud entre los asientos. Todo el acceso y la posterior evacuación en los partidos está pensada para ser segura. El club, de hecho, está estudiando cómo serán los asientos y de ello dependerá que el campo tenga un mayor o menor aforo.


El césped estará quince metros por debajo de la cota cero (ya hay una marca sobre el cemento que fija su lugar), y las gradas están en cuatro alturas. Ya se ha pensado dónde estará la zona visitante, así como la Grada Familiar. Al Atlético le quedan aún 16 meses por delante para terminar las obras. Pero el gran sueño rojiblanco está cada vez más cerca.