REAL MADRID

Los otros seis fichajes poco rentables de Florentino

El presidente del Real Madrid, que también ejerce como director deportivo, se ha gastado casi 200 millones de euros en seis jugadores que han decepcionado.

Florentino Pérez no sólo es presidente del Madrid. También ejerce como director deportivo. Y en sus dos etapas como presidente (2000-2006 y desde 2009) no ha reparado en gasto para fichar. El ejemplo es Bale (100,7 millones de euros según el contrato revelado por Football Leaks), cuyo cada partido le cuesta al Real Madrid 750.000 euros. Pero no es el único caso de fichaje con una rentabilidad cuestionable...

Kaká

Fue el primer fichaje de Florentino en su segunda etapa. El brasileño jugaba en el Milán y Florentino tiró de chequera para echarle el lazo. Pagó 67 millones al al club lombardo, pero Kaká fue una sombra de aquel jugador que ganó el Balón de Oro en 2007. Sus números en las cuatro temporadas en el Madrid son alarmantes. Sólo disputó el 33% de los minutos posibles. Las lesiones (decidió operarse de su rodilla izquierda tras jugar el Mundial 2010) le lastraron. Un ejemplo es que en sus 6.863 minutos, el mediapunta hizo 31 goles (casi ocho por curso) y repartió 38 asistencias (9,5 por campaña), mientras que en el Milán promediaba el doble de goles (casi 16 por campaña) y menos asistencias (7,8). El 2 septiembre de 2013, el Real Madrid y el Milan alcanzaron un acuerdo para el regreso del brasileño al club italiano. Se fue gratis...

Illarramendi

En el verano de 2013, Florentino paga 38,9 millones de euros a la Real por Illarra. Y el rendimiento del de Mutriku, que llegó tras ser campeón de Europa Sub-21, decepcionó. Señalado por su mal partido en Dortmund, Ancelotti nunca confió en él. El pasado verano, Florentino asumió el fracaso de la operación y decidió 'retraspasarle' a la Real por la mitad de lo que pagó: 16 millones.

Lucas Silva

Fichado en enero del año pasado por 14 millones de euros (procedente del Cruzeiro) y cedido el pasado verano al Olympique de Marsella, que también quería cederle en el mercado invernal. Su rendimiento en el Bernabéu fue nulo: jugó 428 minutos (el 18% de los posibles), sólo fue titular tres partidos (contra el Schalke, Elche y Villarreal) y desde el 29 de abril no volvió a disputar ni un minuto: tres veces fue el descarte y otras tres se quedó en el banquillo sin jugar nada. Benítez se lo llevó a la pretemporada en Australia y China, pero nunca le tuvo en sus planes para esta temporada. Ahora, en el Marsella de Míchel, también ha decepcionado.

Danilo

Florentino le pagó al Oporto el pasado verano 31,5 millones de euros por un jugador que acababa contrato este año. Su precio fue mucho mayor que su rendimiento en el lateral derecho, donde no supera a Carvajal. Benítez siempre se decantó por alinear al fichaje del presidente, pero Zidane le ha puesto por detrás del canterano...

Samuel

En la 2004-05 desembolsó 25 millones de euros en la contratación de Samuel, central argentino que llegaba del Roma. En el Madrid no cuajó y además se puso a la grada en contra. Tras un fallo garrafal que costó un gol del Albacete, marcó el 4-1 blanco y se encaró con el Bernabéu gritando: “¡Ahora, qué!”. Fue su sentencia. En junio de 2005 se fue a San Siro y el Madrid le vendió por ocho millones menos de los que ingresó (17).

Woodgate

En la misma temporada que Florentino fichó a Samuel, también se hizo con los servicios de este central inglés por el que pagó al Newcastle 22 millones de euros. Woodgate jugó 893 minutos en dos años por sus continuas lesiones y el presidente sólo pudo sacarle al Middlesbrough 9,6 millones de euros tras cederlo.