REAL MADRID

Las cinco claves de la 'pretemporada' de Zidane

En su radiografía de lo que necesitaba el Madrid, Zidane llegó a una conclusión: “Hay que mejorar en lo físico”. Y el galo trazó un plan basado en varios pilares.

0

Zinedine Zidane llegó al banquillo del Real Madrid el pasado 4 de enero con una idea clara y un mensaje que se encargó de repetir en varias conferencias de prensa: "Hay que mejorar en lo físico". Y para alcanzar ese objetivo, el francés programó una minipretemporada de más de cinco semanas, en las que el Madrid sólo tenía un partido por semana debido a la eliminación de la Copa por el sainete de la alineación indebida de Cheryshev, con el objetivo de llegar físicamente a tope para el partido del próximo miércoles ante el Roma. Este miércoles acabó ese 'plan de choque' especial trazado por Zizou que se basó en cinco pilares.

Trabajo físico

Mejorar el estado físico de la plantilla era el punto capital marcado por Zidane en su particular hoja de ruta. La pretemporada no fue buena. Volamos más que nos entrenamos", sostuvo Modric. Y para esa misión de fortalecimiento físico, Zizou se encomendó a Bernardo Requena y Hamidou Msaidie, sus hombres clave en la preparación y cuidado del plantel. En estas casi seis semanas han planificado un programa enfocado a mejorar la velocidad y la potencia en los primeros metros de los jugadores (con un plan específico para cada uno). Pocos días después de la llegada de Zizou al banquillo, los medios oficiales del club se encargaron de publicar varias imágenes del equipo en el gimnasio y utilizando la ya famosa 'Run Rocket' (máquina en la que los jugadores trabajan las 'arrancadas' con un peso de 25 kilos).

Intensidad con el balón

Después de los ejercicios de más de media hora en el gimnasio, el balón adquiría protagonismo. Y una de las órdenes de Zidane es trabajar con mucha intensidad con la pelota hasta completar el entrenamiento. "Los entrenamientos son más duros ahora", confiesan en el vestuario. Eso se traduce también en lo táctico. El francés ha hecho hincapié en los ejercicios de presión en espacios reducidos. Partidos como el del Sporting (el segundo gol blanco viene de una presión arriba) y el del Espanyol, principalmente, reflejan este trabajo.

Ramos colgó en Twitter esta imagen jugando un partidillo de baloncesto.

Dinamismo

En contra de las sesiones de Benítez, Zidane ha querido que esta minipretemporada no fuera monótona. Por eso intentó dinamizarla introduciendo, por ejemplo, partidillos de baloncesto. Los jugadores agradecieron la medida. Y prueba de su aprobación fue que varios de los madridistas colgaron las imágenes del partidillo de basket. Recordaron a las de hace 45 años, cuando los Pirri, Amancio, García Remón y compañía jugaban en un campo de tierra, donde está ahora La Esquina del Bernabéu.

Charlas

Zidane es enemigo de las charlas saturadas de datos y estadísticas. Como exjugador que es, sabe que los futbolistas de nivel no quieren lecciones largas. Zizou ha querido 'limpiar' la mente de sus jugadores tras el periodo Benítez y su mensaje es claro: "Cortita y al pie". Y siempre acaba con un “y ahora, a jugar y a disfrutar”. Una forma de dirigir que gusta mucho a la plantilla porque no le llegan mensajes contradictorios.

James e Isco

La 'recuperación' de hombres clave la temporada pasada como James e Isco era otro de los puntos clave de esta minipretemporada. Se ha podido ver a Zizou muy cerca del malagueño y el colombiano, dos jugadores que no lo pasaron bien con Benítez. El técnico madrileño llegó a castigar a Isco porque en la derrota en El Madrigal (1-0) un vídeo de Cuatro mostró al '22' blanco frotándose teatralmente los ojos dos veces cuando vio junto a él en el banquillo a Kroos, misterioso suplente también cinco días antes contra el Malmoe. Isco acabó jugando 12 minutos, pero su gesto de extrañeza ante la decisión del técnico de no poner de inicio al alemán no ha pasado inadvertido para Benítez... Por su parte, James fue condenado al ostracismo por el español. En Liga, sólo le dio el 60% de los minutos en los que estuvo disponible frente al 85% que le hizo jugar Ancelotti en la 2014-15. Y esa terapia (ha mantenido charlas individuales con ellos) está dando sus frutos. Zizou los considera claves ahora que el calendario empieza a empinarse.