FEDERACIÓN

Villar vuelve a regatear el juicio por el fútbol femenino, que no será a puerta cerrada

El juicio por la demanda de Seyer se aplaza al 22 de abril y la jueza desestima la petición de la RFEF de que sea a puerta cerrada para evitar “un circo mediático”.

0
Villar vuelve a regatear el juicio por el fútbol femenino, que no será a puerta cerrada
FELIPE SEVILLANO DIARIO AS

Ángel María Villar vuelve a regatear, por segunda vez, el juicio por el fútbol femenino, fijado para mañana, en el que el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ha sido requerido por la parte demandante, Seyer Gestión, y ha sido aplazado para el próximo 22 de abril (10:00 horas), fecha que coincide con la celebración de las elecciones a la presidencia de la RFEF. En la diligencia de ordenación de la nueva fecha, se le recuerda a Villar que comparece en calidad de demandado y que su ausencia en este tercer llamamiento tendría consecuencias, que incluirían reconocer haber participado en los hechos y el apercibimiento de una multa.

La empresa Seyer demandó a la RFEF por incumplimiento de contrato, al ser contratada por ésta para conseguir un patrocinador para el fútbol femenino, y “una vez alcanzado el objetivo (logró una oferta de la empresa CGP Sport por un importe de 6 millones de euros por seis temporadas), dejar pasar el tiempo, sin obtener respuesta alguna, hasta la expiración del contrato”.

Del mismo modo, la jueza del Juzgado de Primera Instancia número 8 de Majadahonda ha denegado la petición realizada por los servicios jurídicos de la RFEF para que el juicio a ésta y a Villar por el fútbol femenino, sea a puerta cerrada, tal y como lo solicitó la RFEF en el pliego de medidas cautelares solicitadas a este Juzgado el pasado 21 de enero. La jueza recordó los casos en los que está justificada la adopción de medidas cautelares en un juicio y concluyó que la RFEF y su presidente Villar no se encuentran en ninguna de estas situaciones.

La petición de las medidas cautelares, entre las que se pedía que el juicio fuera a puerta cerrada, fue formulada por los servicios jurídicos de la RFEF y tenían como principal objeto evitar la presencia de medios de comunicación en el mismo para que éste no se convirtiera “en un circo mediático”, tal y como expuso el abogado de la RFEF en la vista pública, celebrada el 21 de enero. En la citada vista, la jueza escuchó, a través de sus respectivos abogados, a la parte demandante, Seyer Gestión, y la parte demandada, la RFEF, para dar respuesta a la petición de ésta última sobre las medidas cautelares para el citado juicio. Asimismo, la RFEF ha sido condenada a pagar las costas de esta vista.

El juicio debió ser suspendido en su primera fecha, fijada para el 3 de diciembre. Villar se excusó, en una carta personal, a tan solo unos días de la vista, alegando que se encontraría en el Comité Ejecutivo de la FIFA. En esta ocasión, Villar ha justificado su ausencia por encontrarse en el Europeo de Fútbol Sala, que se está celebrando en Serbia, y en el que España juega mañana su semifinal ante Kazasjistán.

La tercera fecha establecida para el juicio a la RFEF por la demanda de Seyer a la RFEF es el 22 de abril. Da la casualidad de que es la fecha fijada en principio para las próximas elecciones a la presidencia de la RFEF, por lo que Villar debería encontrarse irremisiblemente en esta fecha en España. En la nueva carta, remitida hace unos días al Juzgado por la RFEF justificando la ausencia de Villar, ésta vuelve a recordar, como ya lo hiciera para el juicio fijado el 3 de diciembre que “existe gran dificultad en que el Sr. Villar pueda testificar (el presidente la RFEF no es testigo sino demandado en este juicio) en el presente procedimiento” y alega: “El motivo no es otro que la importancia de los cargos que ostenta el Sr. Villar a nivel internacional y que exigen su presencia física fuera de España en múltiples fechas”.

En el juicio, pero en calidad de testigos, también han sido citados a declarar, Jorge Pérez, secretario de la RFEF y candidato en las elecciones a la presidencia de la misma, y Vicente Temprado, presidente del Comité del Fútbol Femenino de la RFEF, entre otros. En la carta remitida por los servicios jurídicos de la RFEF al Juzgado de Primera Instancia número 8 de Majadahonda, y para razonar futuras ausencias de Villar en el juicio, traslada en la persona de estos dos últimos la garantía de la presencia de la parte demandada. “La declaración del Secretario General de la entidad, D. Jorge Pérez, o la del Sr. Vicente Temprado, presidente de la Comisión de Fútbol Femenino, ya asegura que la parte actora pueda realizar las mismas preguntas, sobre las mismas cuestiones en las que, en su caso plantearía al Sr. Villar”, expone la RFEF.

El abogado de la RFEF, en la vista del 21 de enero, planteó a la jueza la “necesidad y conveniencia” de que el juicio fuera ‘a puerta cerrada’ debido a la “campaña de desprestigio a la que está siendo sometida la RFEF”, “lapidando la buena imagen de la RFEF en los medios”. Del mismo modo, defendió que las medidas cautelares solicitadas tenían el objeto de “salvaguardar el derecho a la imagen y el honor de esta parte”, ya que unas hipotéticas imágenes de este juicio podrían seguir siendo utilizadas en esta “campaña de desprestigio”.

Seyer demandó a la RFEF por incumplimiento de contrato. Requeridos sus servicios por ésta para encontrar un patrocinador para el fútbol femenino, Seyer, a través de un juicio mercantil, demanda a la RFEF por ignorar la oferta de 6,6 millones de la empresa de gestión de derechos deportivos, CGP Sport, por la explotación televisiva del fútbol femenino durante seis temporadas. Seyer reclama a la RFEF una indemnización cercana a los dos millones de euros por incumplimiento de contrato, ya que una vez conseguida la oferta de CGP Sport, la RFEF no dio respuesta alguna a la presentación de la misma dejando que se venciera el plazo del contrato de agencia de Seyer Gestión con la Federación.