GRANADA - REAL MADRID | LA INTRAHISTORIA

Peñaranda probó en el Real Madrid pero no pudo fichar

El club no dio el paso final por la normativa sobre menores. Es un talento natural, tenía 15 años y vino tras superar un casting con 5.000 niños en Venezuela.

0
Peñaranda probó en el Real Madrid pero no pudo fichar
Pepe Villoslada

Adalberto Peñaranda (El Vigía, Venezuela, 31-5-1997) pudo ser del Madrid. La gran sensación del Granada con sólo 18 años, traspasado al Watford inglés aunque seguirá cedido en Los Cármenes hasta 2017 (ambos clubes pertenecen a Gino Pozzo, también propietario del Udinese), estuvo a prueba una semana en Valdebebas hace justo tres años, en febrero de 2013, pero no tuvo opción de quedarse.

Lo logró tras ganar una especie de Operación Triunfo en su Venezuela natal. Peñaranda destacó sobremanera en el Campamento P.A.N. para 5.000 jóvenes organizado por Empresas Polar, que tiene un acuerdo de colaboración con el Madrid. Tras superar dos cribas, el premio fue entrenarse con el Madrid una semana, hacer el Tour del Bernabéu y acudir a un partido (vieron un 2-0 al Rayo).

De la veintena de chavales venezolanos que llegaron a la capital española seleccionados por Juan José Vallina (actual segundo técnico del Juvenil C madridista), los técnicos de La Fábrica se quedaron prendados de Peñaranda, Wuilker Fariñez y Edson Tortolero. Los tres recibieron una invitación para hacer otra prueba. Incluso se fotografiaron en Valdebebas con la bandera de su país y una indumentaria de entrenamiento con el escudo madridista...

En el Madrid gustaron los tres chicos pese a que, paradójicamente, Peñaranda hizo una prueba floja (en Venezuela había maravillado), pero no ficharon porque el club ya andaba con pies de plomo por la normativa sobre menores extranjeros que, precisamente, le ha costado ahora la sanción FIFA.

En todo caso, mañana no será la primera vez que Zidane vea a Peñaranda. El francés le conoció junto a Fariñez (tercer portero de Venezuela la pasada Copa América con 17 años) cuando éste trabajó haciendo portería junto a su hijo Luca.

Peñaranda no fue canterano blanco, pero Venezuela se le quedó pequeña. A los 17 años debutó en Primera con el Deportivo La Guaira y en el pasado Sudamericano Sub-20 le echó el guante el Udinese, que se lo prestó al Granada. Empezó en el filial, pero Sandoval, asfixiado por la tabla, le aupó. Y Peñaranda respondió: lleva cuatro goles, dos tumbaron al Levante (1-2) arrebatándole el récord a Messi como el extranjero más joven en hacer un doblete en Primera (18 años y 195 días), y otro tanto ayudó a los nazaríes a ganar al Sevilla (2-1)... “Ha derribado la puerta”, sentenció Sandoval.

Ahora persigue el sueño de la Vinotinto (aún no ha sido convocado) con dos cicatrices en su pierna izquierda producto de un disparo que recibió cuando unos bandidos le intentaron atracar en La Guaira. Es El Niño del Balazo, como se le conoce con cariño en Granada...