GIRONA-NÀSTIC

Kiko Olivas, Clerc y Aníbal se convierten en enemigos íntimos

Los tres futbolistas coincidieron la temporada pasada en el Sabadell. Este domingo, los dos defensas retan al delantero en el Girona-Nàstic.

Kiko Olivas, Clerc y Aníbal se convierten en enemigos íntimos
PAULINO ORIBE

Montilivi será testigo del reencuentro entre viejos conocidos. Kiko Olivas y Clerc, ahora en el Girona, recibirán a un Aníbal que espera debutar con el Nàstic esta temporada. Los tres coincidieron en el Sabadell la pasada campaña, pero el descenso a Segunda B hizo que sus caminos se separaran. El domingo vuelven a citarse.

Los tres futbolistas guardan un gran recuerdo de su paso por el conjunto arlequinado y fue ahí donde fraguaron una amistad que les servirá para poner en alerta a sus compañeros sobre sus cualidades. “Kiko Olivas es un pedazo de central y será un bonito duelo. En el Sabadell hizo grandes partidos y es un defensa que no te deja moverte. Sabe cubrir muy bien los huecos y es de los mejores de la categoría. En cuanto a Clerc, es un lateral excepcional. Ya sabemos la facilidad con la que sube y baja la banda y habrá que estar muy atento a sus centros. Físicamente es muy bueno”, explicó a AS un Aníbal que ya está al cien por cien y podría jugar sus primeros minutos con la camiseta grana. “Ya me estoy entrenando con el grupo y siento que voy entrando en la dinámica. El equipo está a un nivel excepcional, queremos seguir con la buena racha y ojalá pueda ayudar a seguir sumando puntos este domingo”, abundó. El delantero tiene ganas de demostrar su fútbol y tanto Kiko Olivas como Clerc constatan que es un delantero “muy bueno y difícil de marcar. Eso sí, espero que no tenga el día porque es muy completo y en un momento te puede hacer el lío”, se arrancó Olivas. Y Clerc apostilló: “En el Sabadell hizo muchas cosas buenas. Es un goleador nato y de la nada te puede hacer un tanto. Es muy poderoso en el juego aéreo y lo que tenemos que hacer es sacarlo del área. Nosotros tenemos centrales que están a un gran nivel y será, seguro, un buen duelo”.

Tanto Girona como Nàstic afrontan este encuentro con garantías. Pese a la derrota en la primera vuelta y la eliminación copera, en el vestuario rojiblanco no existe ánimo de revancha, pero sí hay ilusión por llevarse este derbi: “Tenemos muchas ganas de llevarnos el partido porque, además, nos vendrá bien para seguir escalando posiciones y encontrar tranquilidad”, dijo un Kiko Olivas que está siendo un fijo para Machín: “Estoy bastante contento porque estoy jugando todos los partidos y la confianza de un entrenador es lo que da vida a un futbolista. Ojalá que siga así”. Clerc también está cumpliendo y considera que esta cesión en el Girona le está haciendo crecer: “Estoy disfrutando mucho este año, y además, creo que el sistema de juego me va bien. Jugar en Segunda me está ayudando y creo que es una buena oportunidad para darte a conocer y demostrar que estás preparado para competir en cualquier equipo”.

El del domingo será un encuentro que puede seguir marcando las aspiraciones de ambos equipos esta temporada y en Tarragona anhelan seguir en el playoff. Eso sí, no hay presión. “La gente está ilusionada, pero hay que tener calma. Estamos disfrutando del momento”, finalizó Aníbal.