REAL MADRID

Emilio Rosanes: “Informé con un fax y fue triste ver a Cheryshev”

Emilio Rosanes advirtió al Real Madrid, pero nadie le hizo caso. Con tiempo: “El 6 de marzo ya tenía el registro de que Cheryshev no podía jugar el primer partido de Copa"
Real Madrid - Bayern: horario, canal de TV y cómo ver online

0

Emilio Rosanes González es el ‘culpable’ de que el caso Cheryshev saltase por los aires. Este madrileño de 50 años afincado en Viveiro (Lugo) desde hace 26 años, es docente y dirige la Academia Boreal, pero su pasión es el fútbol. Jugó hasta juveniles en clubes como Alcorcón y Getafe, fue seis años árbitro de Segunda B, es entrenador UEFA Pro y desde hace unos años es analista. Ha asesorado a clubes como Pontevedra, Lugo o Albacete y asegura que desde el 6 de marzo “tenía registro de que Cheryshev no podía jugar el primer cruce de la Copa del Rey”.

El martes le llamó la atención que lo convocasen y a partir de ahí comienza su historia: “Llamé al Real Madrid el miércoles por la mañana y la operadora me dijo que tenía que enviar un fax con el informe. Al remitirlo por fax hice una segunda llamada para asegurarme de que lo habían recibido. Me dijeron que no me preocupase, que se pondrían en contacto conmigo, y hasta hoy...”.

Emilio se sentó delante del televisor para ver el partido y asegura que sintió “tristeza” al ver que Cheryshev jugaba. “Había mandado un informe avisando. Esperaba que lo hubiesen visto y no jugase. Me hubiera gustado participar en el pase de Copa con la no alineación de Cheryshev”.

Repercusión mundial. La academia de Emilio vivió ayer un día de locos. Visitas de la televisión, llamadas de la radio e, incluso, protagonismo de su caso en Colombia o Estados Unidos. Disculpa al Real Madrid porque “un error lo puede cometer cualquiera, a mí me pasa a veces”, aunque a la vez no entiende muy bien que haya sucedido: “La elegibilidad de jugadores es uno de los aspectos más importantes. Es un simple análisis de datos de jugadores. Quizá el analista de datos sí es algo que se debe llevar con rigor, máxime con esos presupuestos. Cuatro ojos ven más que dos”.

Por último, Emilio no duda de que, aunque él no hubiese movido un dedo, todo hubiese saltado a la luz igual: “Me imagino que alguien en el mundo del fútbol al final se habría enterado. Hay excelentes profesionales y creo que se hubiese sabido de igual manera”.