BARCELONA

Neymar realiza estos días la pretemporada que no tuvo

En verano Neymar tuvo paperas. Luis Enrique y sus colaboradores quieren aprovechar la presencia del atacante para perfilar algunos aspectos, tanto técnicos como físicos.

0

A Neymar le quedan fuerzas para mostrarse en las redes sociales cada día, pese a que su actividad en la Ciutat Esportiva está siendo frenética. Expulsado en la última edición de la Copa América (en el choque de la fase de grupos ante Colombia, tras de enzarzarse con Pablo Armero, Murillo y Carlos Bacca), el crack azulgrana está cumpliendo ahora los dos partidos de sanción impuestos por la FIFA, cosa que lamentan en su país y que celebran los responsables técnicos del Barça.

Luis Enrique y sus colaboradores quieren aprovechar la presencia del atacante para perfilar algunos aspectos, tanto técnicos como físicos. Conscientes de que no pudo completar una pretemporada normal (se incorporó una semana más tarde de lo previsto a la dinámica de grupo con permiso del entrenador, aunque sin una explicación oficial) y que le afectó en el tramo decisivo del verano, tras debutar en el Joan Gamper ante la Roma (3-0, un gol), unas molestas paperas le privaron de poder disputar la Supercopa de España y de Europa, el entrenador entiende que el brasileño será determinante en el tramo final de 2015, justo el momento en el que deberán comenzar las ansiadas rotaciones con la entrada en el equipo de futbolistas como Arda y Aleix Vidal (a la espera de saber si se invertirá en otros jugadores como Nolito, por ejemplo).

Neymar no hace nada diferente que el resto de sus compañeros estos días, pero sí que disfruta de la tranquilidad de estar en casa. Al fin puede descansar. Se ahorró tener que viajar a la otra punta del mundo para jugar con la selección brasileña (ante Chile, en Santiago, y Venezuela, en Fortaleza, Brasil). Vienen ahora con el Barça partidos determinantes en los que no se puede fallar más. Los dos próximos de Liga serán en el Camp Nou (Rayo y Eibar) y en la Champions el equipo debería acortar plazos, ganar al Bate dos veces y prácticamente cerrar su pase a los octavos de final.