ESPANYOL

Sergio no da con la tecla: lleva tres sistemas en tres jornadas

El técnico y la dirección deportiva debaten cuál es la mejor manera de jugar para sacarle rendimiento a la nueva plantilla. Se requiere un cambio.

Sergio no da con la tecla: lleva tres sistemas en tres jornadas
CARLOS MIRA

El tiempo determinará si la derrota histórica ante el Real Madrid (0-6), la más abultada del Espanyol como local desde que arrancó la Liga en 1929, fue un accidente o un síntoma. El conjunto de Sergio González, vulnerable de principio a fin ante un equipo que en la primera jornada empató (0-0) en El Molinón, estuvo inmerso desde el minuto 1 en un caos táctico reflejado en los gestos, las caras y las conversaciones entre Michael Ciani y Anaitz Arbilla sobre el césped en la zona derecha de la defensa, la autopista con acceso sin peaje al área perica. Al margen del aspecto táctico del encuentro (analizado en la información anexa), hay una realidad en el día a día en Sant Adrià: ¿cuál debe ser el sistema y la idea de juego del Espanyol este curso?

El pasado ya se atravesó por una situación similar en las primeras jornadas, cuando el técnico no logró inculcar su modelo de juego (“dar con la tecla”) y los futbolistas le invitaron a dar un paso atrás para ganar seguridad defensiva y crecer a partir de ese punto. Fue un éxito en cuanto a resultados. Esta campaña, en cambio, lo que se reclama en algunos sectores del vestuario y del Área Deportiva es justo lo contrario. En las tres jornadas que se llevan de campeonato, el entrenador ha utilizado tres sistemas de juego distintos (4-2-3-1, 4-4-2 y 5-3-2), una permeabilidad táctica que ha dejado más bien en evidencia la falta de un patrón, más aun cuando los pesos pesados del curso pasado ya no están (Kiko Casilla, Héctor Moreno, Lucas Vázquez, Cristhian Stuani y Sergio García) y se tienen que buscar nuevos anclajes.

Aunque Marco Asensio, Pape Diop, Enzo Roco, Michael Ciani o Hernán Pérez no han jugado y si lo han hecho ha sido en situaciones testimoniales (el francés jugó 45 minutos ante el Real Madrid), los recursos de la plantilla son distintos a la anterior y eso requiere cambios en el esquema, un nuevo desarrollo de la idea de juego y de la colocación de los futbolistas. En el 4-4-2 preferido de Sergio, sistema que la plantilla domina ya del curso pasado, no caben determinados jugadores. Asensio, Caicedo o Gerard, uno sería suplente. Otros sistemas que se han barajado, el 4-3-3 o el 5-3-2, requieren una adaptación temporal cuando la Liga está en marcha.

Ese es el debate entre técnicos y dirección deportiva: encontrar la mejor manera para que esta plantilla desarrolle todo su talento y se consigan los resultados esperados. El curso pasado se logró a partir de noviembre. Este año el equipo y Sergio tendrán, nuevamente, que reinventarse porque la plantilla tiene otras características. Es momento de paciencia. El técnico empieza ahora una nueva pretemporada en el aspecto táctico. Es básico el feedback entre jugadores, técnico y dirección deportiva. La temporada pasada funcionó.