Competición
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina
LaLiga SmartBank
Copa Argentina
Central Córdoba (Santiago del Estero) Central Córdoba (Santiago del Estero) CSE

-

Estudiantes Estudiantes EST

-

Pedro, el as que hace el Póker

1P

Gol
  • Gol del Barcelona

    Marca: Messi

Gol
  • Gol del Barcelona

    Marca: Messi

Gol
  • Gol del Barcelona

    Marca: Rafinha

Gol
  • Gol del Sevilla

    Marca: Banega

Tarjeta Amarilla
  • Tarjeta Amarilla para el Sevilla

    Krychowiak

2P

Gol
  • Gol del Barcelona

    Marca: Luis Suárez

Tarjeta Amarilla
  • Tarjeta Amarilla para el Barcelona

    Mathieu

Cambio
  • Cambio en el Barcelona

    Sale: Iniesta

    Entra: Sergi Roberto

Cambio
  • Cambio en el Barcelona

    Sale: Rafinha

    Entra: Bartra

Gol
  • Gol del Sevilla

    Marca: Reyes

Gol
  • Gol del Sevilla

    Marca: Gameiro (p)

Gol
  • Gol del Sevilla

    Marca: Konoplyanka

  • Cambio en el Sevilla

    Sale: Gameiro

    Entra: Immobile

  • Cambio en el Sevilla

    Sale: Iborra

    Entra: Mariano

Tarjeta Amarilla
  • Tarjeta Amarilla para el Sevilla

    Coke

Cambio
  • Cambio en el Sevilla

    Sale: Reyes

    Entra: Konoplyanka

Cambio EXTRA

  • Tarjeta Amarilla para el Sevilla

    Banega

  • Tarjeta Amarilla para el Sevilla

    Immobile

  • Cambio en el Barcelona

    Sale: Mascherano

    Entra: Pedro

  • Tarjeta Amarilla para el Barcelona

    Pedro

  • Gol del Barcelona

    Marca: Pedro

  • Tarjeta Amarilla para el Barcelona

    Busquets

  • Tarjeta Amarilla para el Barcelona

    Alves

SUPERCOPA EUROPA | BARCELONA 5 - SEVILLA 4

Pedro, el as que hace el Póker

Después de una final de locura en la que el Barça remontó un 0-1 y el Sevilla igualó hasta el 4-4, Pedro, que no iba a jugar, hizo el gol del triunfo en la segunda parte de la prórroga (115').

El cóctel perfecto para hacer el mejor anuncio del fútbol se dio ayer en Tblisi. Messi por un lado, el Sevilla por el otro y Pedro apareciendo al final para sellar un resultado de otra época 5-4. Si el fútbol tiene un guionista, que le den el Oscar porque ayer se lució con un argumento que opuso a un jugador descomunal capaz de dominar un partido de cabo a rabo ante el conjunto que dice la leyenda que nunca se rinde, que juega las finales como nadie y que es todo coraje. Y todo eso quedó ayer demostrado. El resultado del choque fue un partido de leyenda que culminó Pedro, el emblema del primer sextete culé que ayer puso al camino del segundo con un gol en el minuto 115 de la prórroga a la que se llegó con empate a cuatro después de que el Barça dominara por 4-1 en minuto 51 de partido.

Estuvo muerto el Sevilla a manos de Messi durante casi una hora, pero entre los despistes del Barcelona atrás y el coraje de un Sevilla indómito que ni en los peores momentos dejó de creer en su suerte, el partido pasó por todos los estados de ánimo posibles.

Empezó con el Sevilla dando primero gracias a un magistral gol de falta directa de Ever Banega que  clavó el balón en la red con la precisión de un cirujano mientras Ter Stegen hacía la estatua. Ese 0-1 inesperado a las primeras de cambio puede que fuera el sueño de Unai, pero fue la espita que desencadenó a la bestia. A Messi le ponen los retos y sin querer, es más, haciendo su trabajo a la perfección, Banega había desafiado a su compatriota, que se echó el equipo a la espalda y dijo “aquí estoy yo”.

Lo que sucedió a partir del 0-1 fue una de las mayores demostraciones de superioridad y de dominio que un jugador puede hacer sobre un partido. Leo empezó a producir jugadas desde el centro del campo, a habilitar a sus compañeros, a provocar faltas y a ejecutarlas como un francotirador.

A los siete minutos Leo empató el partido con lanzamiento directo y con otro más lejano lo desempató en el 12. El partido se movía al ritmo del argentino, que hacía y deshacía a su antojo. El Sevilla, como había, anunciado Emery en la previa pasaba por sus peores momentos. Ya se recuperaría. Rafinha, que pareció por sorpresa en el once en detrimento de Pedro, marcó el 3-1 tras asistencia de Suárez y el partido parecía sentenciado al descanso. 

Más aún cuando a los 51’ Suárez marcaba el 4-1 tras regalo de la defensa. Pero la épica estaba a punto de empezar. En un arranque de coraje inmenso, el Sevilla empezó por acortar distancias (Reyes), pasó a entrar en el partido (Gameiro) y acabó por rozar la hazaña consiguiendo el empate (Konopplyanka). 

Cualquier otro equipo se hubiera venido abajo en la prórroga, pero ahí el Barça demostró que también sabe jugar finales y Luis Enrique se sacó el as que tenía guardado en la manga. Pedro apareció para entrar la historia. El fútbol es maravilloso como cruel.


No te pierdas el Real Madrid - Barcelona en directo con AS.

Todas las últimas noticias relacionadas con El Clásico en AS.

0 Comentarios

Normas Mostrar