Estás leyendo

Casillas: 725 partidos y 10 grandes títulos con el Madrid

REAL MADRID

Casillas: 725 partidos y 10 grandes títulos con el Madrid

El guardameta deja el único club en el que ha jugado con 5 Ligas, 3 Champions y 2 Copas, entre otros trofeos. Promedia 1,03 goles recibidos por encuentro.

Iker Casillas pone fin a una etapa histórica de 16 temporadas en el Real Madrid. El guardameta, capitán desde la salida de Raúl González Blanco (verano de 2009), ha disputado 725 partidos oficiales defendiendo la portería blanca y ha encajado 750 goles en contra, una media de 1,03 goles por partido.

Una lesión de Bodo Illgner provocó que, el 12 de septiembre de 1999, John Benjamin Toshack le confirmara que sería titular en San Mamés ante el Athletic. Recibió sus dos primeros tantos con 17 años pero el equipo se marchó con un empate (2-2). Sus reflejos y sus grandes actuaciones en momentos críticos le encumbraron como uno de los mejores porteros de la historia y así lo atestigua su palmarés: ha ganado cinco Ligas (00/01, 02/03, 06/07, 07/08 y 11/12); tres Champions (99/00, 01/02, 13/14); dos Copas del Rey (10/11 y 13/14); dos Supercopas de Europa (2002 y 2014); cuatro Supercopas de España (01/02, 02/03, 07/08 y 12/13), una Intercontinental (2002) y un Mundial de Clubes (2014).

Desde el Mundial de 2002 (Corea-Japón) es el primer portero de la Selección española. Ha sido el capitán encargado de levantar los trofeos en la época más gloriosa de La Roja: las Eurocopas de 2008 y 2012 y el Mundial de Sudáfrica, en 2010. Suma 161 partidos como internacional.

Casillas, ante Berbatov en la Novena.

Su titularidad indiscutible sólo se vio cuestionada en tres ocasiones que han terminado por marcar su carrera y por definir su salida del club. El primero que decidió relevarle fue Vicente del Bosque, que se decantó por César a mediados de la temporada 2001/02. La desafortunada lesión del portero extremeño en la Final de la Champions, en Glasgow, desembocó en una de las grandes noches de Casillas: evitó el empate del Bayer Leverkusen y fue el héroe de la Novena (junto a Zidane) con tres paradas imposibles en 55 segundos.

Sin embargo, fue José Mourinho en su última temporada (2012/13) el que terminó asignándole el rol de suplente habitual: había amenazado con Adán pero, tras la lesión de Iker en Mestalla por una acción fortuita con Arbeloa (mano izquierda fracturada), regresó al club Diego López y se convirtió en la primera opción. Cuando Casillas se recuperó ya no contaba para el portugués.

Suplente en La Rosaleda.

Un curso después (13/14), Carlo Ancelotti optó por repartir los minutos entre ambos porteros: Diego López disputó la Liga y Casillas la Copa y la Champions. Con la llegada de Keylor Navas y la marcha de Diego (14/15), Iker agarró de nuevo la titularidad. Aun así, parte de la afición del Santiago Bernabéu le señaló tras las dos derrotas ante el Atlético (especialmente en el 4-0 del Calderón) y desde entonces han sido habituales los pitos de la grada cuando el guardameta tocaba el balón. Fue ovacionado en su último partido de Liga, ante el Getafe, tras una gran acción frente a Sarabia. Pero esa situación tensa entre la grada y el portero y la esperada llegada de David de Gea procedente del Manchester United provocaron el desenlace.

0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar