REAL MADRID

David de Gea: “Veremos a ver qué sucede con mi futuro...”

De Gea no quiere pronunciarse, pero en el Madrid ya saben que el internacional español desea ocupar la portería del Bernabéu a partir de la próxima temporada.

Toledo
0

David de Gea sigue sin pronunciar ni una palabra sobre el interés del Madrid por ficharle. Ayer tuvo una buena ocasión para romper su silencio durante el acto en el que recibió el título de Hijo Adoptivo de Castilla-La Mancha, que tuvo lugar en el Palacio de Fuensalida (Toledo). Pero prefirió mantener su hermetismo. No obstante, al ser preguntado por el asunto al final del acto, dio una respuesta que dejó la puerta abierta a cualquier interpretación: “Veremos a ver qué pasa con mi futuro... Ahora estoy de vacaciones y muy contento por este reconocimiento”.

De Gea no quiere pronunciarse, pero en el Madrid ya saben que el internacional español desea ocupar la portería del Bernabéu a partir de la próxima temporada. De ahí que haya rechazado todas las propuestas de renovación que le ha puesto el Manchester United sobre la mesa. El todavía guardameta de los red devils ya sabe de primera mano que el Madrid le considera uno de sus fichajes prioritarios este verano. De ahí sus negativas al Manchester. Su deseo por jugar de blanco es tal que hasta aceptaría llegar al Bernabéu aunque Casillas continuara en el equipo. Y eso que hace unos meses no veía con buenos ojos tener que disputarle el puesto al capitán madridista...

Malestar. Por su parte, el malestar en el Manchester United con el guardameta empieza a ser considerable por no pronunciarse abiertamente sobre sus intenciones. Hasta el punto de que en estos momentos están cerrados totalmente a negociar con el Madrid el fichaje del portero. “Yo no puedo decir nada sobre el tema. Es hora de que él (De Gea) diga algo sobre su futuro”, instó el técnico del Manchester United, Louis Van Gaal, al guardameta madrileño para que desvelara si quiere renovar por el club inglés o firmar por el Madrid.

El Manchester prefiere que el guardameta cumpla el año de contrato que le queda (aunque eso les suponga perder un suculento traspaso) y se vaya libre el próximo verano.