MIRANDÉS 3 - ALAVÉS 0

El Mirandés aleja del playoff al Alavés en una tarde muy dulce

Los goles de Álex Ortiz, Rúper y Pedro sentenciaron el partido. Los burgaleses cazaron a los vitorianos en la clasificación, pero la Primera les queda muy lejos a ambos.

Miranda de Ebro
0

CANAL+

El Mirandés logró una contundente victoria frente al Alavés (3-0) en un duelo entre vecinos que se decidió por la eficacia rojilla a balón parado y que dejó al equipo vitoriano casi sin opciones de pelear por la promoción de ascenso.

Tras unos primeros minutos con poco fútbol, el Mirandés pasó a controlar la posesión y, a falta de profundidad y precisión en el juego por bajo, se sirvió de las acciones a balón parado para desnivelar el choque.

En el minuto 11, Fran Carnicer lanzó una falta lejana que aprovechó Alex Ortiz para batir a Goitia con un remate de cabeza en el segundo palo. Cinco minutos después, el entrenador visitante, Alberto López, se vio obligado a tirar de banquillo ante la lesión de Toti y el partido se puso cuesta arriba para el Alavés.

El Mirandés era el dueño del balón e Igor pudo poner el segundo gol en el marcador en el minuto 36 tras una gran combinación con Pedro, pero su disparo cruzado se estrelló en un poste.

En el minuto 39, Rúper aprovechó una cesión de Galán a Goitia para 'fusilar' al cancerbero vizcaíno con un lanzamiento de libre indirecto desde una esquina del área pequeña.

Tras el paso por vestuarios, el guión del choque cambio poco. Si acaso, el Alavés salió con un punto más de tensión en la parcela ofensiva y Barbeiro pudo recortar diferencias en el minuto 57 con un disparo raso tras una buena combinación con Juli, pero el meta local Razak respondió bien.

Ante la falta de profundidad y puntería del Alavés, al Mirandés sólo le faltaba rematar la faena y volvió a recurrir al balón parado para sentenciar el choque. En el minuto 70, Alex García botó el enésimo saque de esquina y Pedro superó a su par para rematar a gol y poner el tercero en el marcador.

Apenas dos minutos después, la fiesta rojilla pudo ser incluso mayor, pero el árbitro anuló por fuera de juego un gol de Juanjo, que acababa de salir al campo.