"Bale debe buscarse la vida; está en un mundo de hombres"

REAL MADRID | REDKNAPP

"Bale debe buscarse la vida; está en un mundo de hombres"

Fue el técnico de Bale en el Tottenham de 2008 a 2012 y el responsable de pasarle del lateral al extremo. Ahora analiza con AS la situación inestable del galés en el Madrid.

¿Reconoce en este Gareth Bale al jugador que tuvo en el Tottenham?

—En parte, sí. Siempre pensé que Bale podría ser un Cristiano, que era más que un lateral o incluso un extremo.

—Empezó su carrera en el Tottenham mal: llegó a jugar 24 partidos seguidos sin que el equipo consiguiera la victoria.

—Estaba bajo de moral. Además, si recibía un golpe, le costaba recuperarse porque no tenía el cuerpo para ello. Pero fue ganando cuerpo y presencia en el equipo. Cuando superó ese bache, le puse de extremo. Incluso a menudo jugaba con libertad arriba. Si entrenara en la Premier, no hay ningún otro jugador del mundo, más allá de Cristiano o Messi, que quisiera tener.

—Y si le tuviera ahora, ¿en qué posición le haría jugar?

—Para mí, es como Cristiano. Tienes que darle el balón, cuando lo recibe ganará un metro, dos, y conseguirá chutar con la fuerza de pocos, o driblar a defensas, cosa que casi nadie hace hoy en día. Le daría toda la libertad del mundo.

—¿Pero se puede hacer eso si Cristiano está en el equipo?

—Cuando se fue al Madrid me preocupaba si Bale iba a quedarse a la sombra de Cristiano. Pero el año pasado estuvo muy bien, en el rol que le pidieron. Marcó goles extraordinarios. Este año veo que le critican. Nunca ha recibido ese nivel de atención e igual le ha afectado un poco. Pero tiene que superarlo, ser fuerte y pensar que es capaz de darle la vuelta.

—¿Qué debe hacer?

—Trabajar duro, aprender el idioma. Tiene que tirarse a la piscina. No es bueno darle vueltas a la idea de volver a casa. Está en uno de los grandes clubes del mundo, si no el más grande. Está en un mundo de hombres, tiene que buscarse la vida.

—¿Pasó con usted por algún momento parecido? ¿Qué le aconsejó?

—Si estaba desanimado, le ponía un brazo en los hombros. “Dadle la pelota a Gareth”, le decía a sus compañeros, pero con él delante. “Hoy todos los rivales te han tenido miedo”, “qué bueno eres, chico”. Se lo repetía y Gareth responde muy bien a ese tipo de trato.

—¿Cómo pondría a Cristiano y a Bale juntos?

—Los dos de puntas moviéndose con libertad, Bale por detrás... Se sienten más cómodos sin obligaciones tácticas. Sería alucinante verles a toda velocidad, con el balón a 30 o 40 metros de la portería, corriendo hacia los defensas.

—¿Cómo haría para que el equipo no sufriera atrás?

—Pondría a cuatro centrocampistas con dinamismo y agresivos. Podría ser un 4-4-2 muy peligroso, y sin balón Bale y Cristiano podrían colocarse entre los laterales y los centrales para evitar que construyan con comodidad. No les pediría que se retrasaran mucho. Gareth puede defender, puede correr todo el día.

—¿Y qué hacemos con Benzema?

—Ah, no sé. Cuando tienes tantos grandes jugadores la cosa se complica. En fin, lo importante es que no deje que nadie diga que ha fracasado...

0 Comentarios

Normas Mostrar