Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

Hace Ochenta Años el Betis fue campeón de Liga con seis vascos

SU ÚNICO TÍTULO DE LIGA

Hace Ochenta Años el Betis fue campeón de Liga con seis vascos

Un triunfo por 0-5 en el viejo Sardinero rubricó el único título liguero de los verdiblancos. La llegada de la Guerra Civil quebró el futuro del gran equipo de O’Connell.

La Feria de Sevilla de 1935 terminó el domingo 28 de abril. Ese mismo día, el Betis Balompié (coronas y referencias monárquicas habían desaparecido de los clubes en plena II República) se proclamó campeón de la Liga 1934-35 al golear por 0-5 al Racing de Santander en los viejos Campos de Sport del Sardinero. Dos goles de Caballero y tres de Unamuno dieron al Betis de Don Patricio O’Connell la ventaja definitiva en el pulso que se mantuvo con el Madrid hasta el mismísimo final del Campeonato.

En ese Betis campeón brillan seis sensacionales jugadores vascos: el portero Urquiaga, Areso, Aedo, Unamuno, Lecue y Larrinoa. Incluso el extremo vallisoletano Saro (Ángel Martín Rodríguez) se ha formado futbolísticamente en Euskadi, en el Arenas... en la plantilla de O’Connell hay también tres canarios (Timimi, Adolfo y Rancel), tres sevillanos (Peral, Caballero, Valera), un almeriense: Gómez. Y el meta suplente, Espinosa, es de La Carolina, Jaén...

El poeta Federico García Lorca ha pasado toda esa Feria en Sevilla. Lorca ha almorzado y compartido casetas (‘Venta de los Gatos’) y vivencias con algunos de sus mejores amigos: unos amigos que en pocos meses se enfrentarán a las tormentas de una guerra incivil y al océano del tiempo. Y un grupo de esos amigos de García Lorca (Chaves Nogales, Romero Murube, Jorge Guillén, Martínez de León...) escuchan cómo el poeta les lee en el Alcázar de Sevilla un poema que acaba de finalizar, llamado Llanto: es el Llanto por Ignacio Sánchez Mejías, al que Lorca describe como “capitán herido por la muerte”. El toro Granadino, de Ayala, había puesto fin a la vida de Sánchez Mejías en agosto de 1934, tras una cornada en Manzanares con posterior gangrena: “A lo lejos ya viene la gangrena”. Premoniciones. La visionaria, extraordinaria personalidad de Sánchez Mejías había cincelado en mármol verdiblanco el pedestal de aquel Betis. Pero...

En poco más de un año vienen gangrena y metralla. Con España entera, va a saltar por los aires aquel equipo que “tenía todas las simpatías del pueblo”, (dijo Rufino Larrinoa a AS en 1994). En la 35-36, ya sin Areso y Lecue, el Betis es séptimo. Muy poco después del final de esta Liga, el viernes 17 de julio de 1936, el Ejército de África se subleva en Marruecos. En agosto se asesina a García Lorca. Areso y Aedo (apodado La Navaja, porque lo cortaba todo, recuerda su hijo Jon) se reencontrarán en la selección de Euskadi, ya en el exilio. 80 años después, al tiempo lo vencen aquellos capitanes heridos por la muerte. Ellos. Y el Betis Balompié.

El perfil: El fabuloso Mr. O’Connell

El Betis campeón de 1935 fue entrenado por un irlandés mágico, legendario dentro y fuera de los campos de fútbol: Patrick O’Connell (Dublín, 1887-Londres, 1959), que fue capitán del Manchester United en 34 partidos y que no solo hizo campeón al Betis: de absolutas convicciones republicanas, entrenó al Barcelona en plena Guerra Civil, regresó al Betis desde 1940 a 42... y firmó con el Sevilla desde 1942-43 hasta 44-45.

Patrick O’Connell, Don Patricio, en aquella España, capitaneó al United en el célebre Fixed Match (‘Partido Amañado’, por apuestas) contra el Liverpool: 1915. Casado en Manchester, se emparejó en España (durante su ciclo en Santander, 1921-29) con Ellen, institutriz de los hijos de Alfonso XIII. Su hijo Dan fue a verle a Sevilla donde el míster vivió con Ellen hasta que esta murió. Ahí, el fabuloso Mr. O’Connell volvió a Londres. Allí murió.

0 Comentarios

Normas Mostrar