Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

Los abuelos de Chicharito: “Los tiempos de Dios son perfectos”

LA INTRAHISTORIA

Los abuelos de Chicharito: “Los tiempos de Dios son perfectos”

Los abuelos de Chicharito: “Los tiempos de Dios son perfectos”

Jesús Aguilera

AS contactó en México con ellos: “Se lo merecía”. Pertenece a toda una saga familiar de futbolistas y es su tercera generación: él , su abuelo y su padre fueron mundialistas. México-Rusia en directo

Guadalajara (México). Son las 15:45 del miércoles. A esa hora, Tomás Balcázar ve por televisión cómo Chicharito, su nieto, empuja el balón a la red del fondo sur del Bernabéu. No importan sus 83 años. Salta del sillón como lo hacía en el área con la camiseta de las Chivas y abraza a su mujer, Doña Luz. Conoce esa sensación. Apodado Cabecita de Oro, vistió 10 años la camiseta del Rebaño y es una leyenda. No marcó muchos goles (50), pero los luchó todos. Una perseverancia que inculcó a su nieto. “Quien pelea, gana. Se lo merece”, dijo a AS poco después de que Chicharito llevara al Madrid a semifinales. Él inicio una dinastía que continuó su yerno, Javier Chícharo Hernández y en la que Chicharito es su último eslabón. Los tres fueron mundialistas: Balcázar en 1954, el Chícharo en 1986 y el madridista en 2010 y 2014.

“Es un niño trabajador. Cuando se viene abajo, le decimos: ‘Los tiempos de Dios son perfectos’. Y se ha vuelto a demostrar”, apunta Doña Luz. Ferviente católico (reza antes de cada partido), Chicharito tuvo que remar río arriba en su carrera. Con 9 años llegó a la cantera de las Chivas. Era fuerte, resuelto, pero impaciente. Ascendió rápido, aunque llegó el primer resbalón: se quedó fuera del Mundial Sub-17 de 2005. Un Mundial que México (Vela, Gio Dos Santos...) ganó a Brasil (3-0). “Resiste”, le decía su abuelo.

En la 2005-06 alternaba el filial con el primer equipo. El 9 de septiembre de 2006 marcó su primer gol con las Chivas (ante el Necaxa). Estalló en lágrimas. Primer contacto con la gloria que duró poco ya que se encontró con un vacío de oportunidades. Pero fue paciente y en 2009 se salió: 11 goles en 17 partidos que le hicieron fichar por el United en 2010. Recibido con escepticismo, respondió con goles: en la Premier hizo 59 en 154 partidos. Pero volvió a encallarse. En la 2013-14, con Moyes, hizo nueve goles en 35 partidos. Criticado, fue cedido en verano al Madrid, donde estaba siendo residual, a la sombra de Benzema. Hasta la lesión del galo jugó 705’. Pero le llegó su hora y fue el héroe. Sus abuelos no se extrañan: “Los tiempos de Dios son perfectos”.

0 Comentarios

Normas Mostrar