REAL VALLADOLID

Chica: "Firmo jugar mal los nueve partidos y ganarlos"

El lateral derecho del Valladolid reconoce que el equipo se quitó un peso de encima tras la victoria y afirma que quedan nueve finales.

Chica: "Firmo jugar mal los nueve partidos y ganarlos"
I. B. G. DIARIO AS

Si hay un jugador en el Valladolid que ha demostrado una gran regularidad durante toda la temporada ese es Javi Chica. El lateral barcelonés reconocía que el equipo se quitó una gran losa de encima tras vencer al Mirandés (2-1) el sábado: “La verdad es que sí, el equipo estaba en un bloqueo y aunque fue complicado, porque el Mirandés nos lo puso difícil, lo sacamos adelante. En la primera parte yo creo que estuvimos bien, pero en la segunda el Mirandés nos complicó mucho”. Y es que pese a la victoria, la preocupación sigue instalada en Zorrilla porque el equipo de Rubi lo pasó mal para sacar los tres puntos: “Veníamos de perder tres partidos seguidos, el último en casa también, y eso duele. Eso hace que la mente se bloqueé. Íbamos 2-0 y en la primera jugada de la segunda parte te meten el gol. Al final la mente no la controlas. Te hacen ese gol y lo que te viene a la cabeza es cuidado, cuidado. Entonces prefieres estar mejor en defensa, olvidarte de jugar el balón, que la verdad es la mejor manera de defender, pero en ese momento, no puedes. La moral está un poquito tocada y yo creo lo importante era sacar los tres puntos y se logró”.

Reconoce Chica, además, que con la crisis que ha pasado el Valladolid le han favorecido la mayoría de los resultados de los rivales: “Los resultados nos han acompañado. Si hubiesen ganado todos los que están arriba con nosotros ya no tendríamos opciones, pero, sin embargo, estamos ahí. Cuesta mucho ganar partidos y por eso el equipo supo saborear esta victoria”. Y es que el Valladolid sigue a dos puntos del ascenso directo que ahora ocupa Las Palmas: “La plantilla lo ve así. Quedaban 10 partidos, una liga de 30 puntos, de los cuales con 24 (contando con los tres del Mirandés) tienes que ascender directamente. Yo creo que con 78, subes”.

Al insistir sobre las causas de esta crisis de resultados que llevó al Valladolid a perder cinco de siete partidos, el lateral analiza con más detenimiento: “Yo creo que en Tenerife nos entran un poco las dudas, que crecieron ante el Betis. En el encuentro ante el Albacete, al ser en casa y recibir tan pronto el gol se puede analizar de otra manera. Fue un golpe muy fuerte y el equipo no estaba, después de las anteriores derrotas, como para superar a los manchegos. ¿Por qué? Es la mente del jugador, se bloquea y no hay manera. Lo importante ante el Mirandés es que teníamos que ganar fuera como fuera, sumar los tres puntos. Yo firmo ahora mismo jugar muy mal en los nueve encuentros que nos quedan y ganarlos todos”. Sin embargo, Chica considera que pese a que quedan nueve finales sólo hay que mirar al encuentro ante el Sabadell del domingo: “Nos ha ido bien pensando en el Mirandés. Yo creo que uno de los problemas que nos ha podido afectar es el hacer cuentas. Tuvimos un buen rato en la primera parte ante el Mirandés y eso nos debe servir para recuperar la moral de cara a lo que nos queda” y vuelve a insistir en que todo el mal viene del aspecto mental y no físico: “Yo soy de los que piensa que la cabeza lo es todo. Un jugador puede estar mal físicamente, pero si vas ganando 3-0, 4-0, las piernas te llevan para arriba. Es todo psicológico. El día del Girona las piernas parecía que nos pesaban y ellos parecía que no tenían piernas de lo que corrían. Volaban. Yo insisto en que creo que es todo psicológico. El ver que es una derrota detrás de otra. Al entrar al vestuario, tras el partido del Mirandés, se notaba que el equipo se había quitado un peso de encima.

Por último, reconoció Javi Chica su satisfacción por estar viviendo una nueva etapa futbolística en Valladolid: “Estoy muy contento, la verdad, por el cambio que hice. En el Betis no estaba demostrando como era yo como jugador y aquí sí”, mientras reconoce que se siente bien siendo un jugador que nunca brilla, pero siempre cumple: “Yo en la vida soy muy constante, pesado, al que le gusta hacer las cosas bien. A lo mejor no soy de dar un 9 o un 10, pero el 7 siempre lo doy, y eso creo que es importante para el equipo” y acaba recordando a la afición blanquivioleta que “quedan nueve finales y tenemos que ir una por una, pero las finales no se juegan, se ganan. Ahora ya da igual si el juego es un poquito malo. Lo que tenemos que hacer es ganar de cualquier manera”.