Barcelona - Real Madrid

Un Messi más ‘fino’ llega al Clásico en plena forma

Participó en el 50% de los goles: hizo 43 y dio 21 asistencias. Aconsejado por su fisioterapeuta y el doctor de Argentina, dejó a un lado las pizzas.

Barcelona
0

AStv

Leo Messi tiene hambre, pero no de pizza, como aseguró Carles Rexach el verano pasado en una entrevista/cena/coloquio con unos periodistas de Girona que vio la luz hace poco en Regió 7 y Diari de Girona. Messi tiene hambre por volver a ser reconocido unánimemente como el mejor jugador del mundo y en eso, tiene mucho que ver su nuevo plan de alimentación que ha devuelto a los campos al Messi más fino. En lo técnico y en lo físico.

Antes de fin de año, Messi llamó a capítulo a personas de su confianza para trazar un plan dietético que le permitiera volver a volar sobre el campo. Aconsejado por su fisioterapeuta de confianza y por el doctor de la selección argentina, Messi dejó las pizzas que tanto le recriminó a posteriori Rexach para ponerse como un pincel. Para muestra, valga un botón y las fotos que acompañan esta página.

La remontada. Desde entonces (y sin menospreciar el desafío temerario que le lanzó Cristiano Ronaldo en la última Gala del Balón de Oro de Zúrich) Messi ha ido como un cohete. Le ha remontado a Cristiano los 12 goles de ventaja que le llevaba en la Liga (y todavía le sobran dos) y se ha convertido en el eje de todo el juego del Barcelona.

Tanto es así, que Messi ha participado directamente en la mitad de los goles marcados por el Barcelona. Ha anotado 43 en lo que va de temporada y ha dado 21 pases de gol (14 en la Liga, tres en la Champions y cuatro en la Copa). Eso suma la mitad de los que lleva el Barça esta temporada. Y el Madrid, le pone más que nadie.