La receta para poder remontar: fútbol, fe y Mario Mandzukic

Atlético de Madrid - Leverkusen

La receta para poder remontar: fútbol, fe y Mario Mandzukic

El Atleti atacará al Bayer (20:45 tve1 tv3) con el jugador croata, Griezmann, Arda, Koke y Cani. El Calderón arderá y el árbitro no permitirá la agresividad alemana.

Pasito a pasito, el Atleti ha ido avanzando hacia el final del bache (mejor en Cornellà y ante el Valencia que en Sevilla y Leverkusen), pero aún no ha recuperado su versión triunfal y se le acaba el tiempo. Como a Indiana Jones en el Arca Perdida, o alcanza esta noche la puerta de salida de la crisis a toda velocidad o le aplasta la bola de piedra. No hay tiempo para más: se juega la temporada. Si remonta al Bayer el 1-0 de la ida (sigue el partido en AS.com), el sueño de Berlín seguirá iluminando el curso. Si cae, luchará sólo por la supervivencia (entrar en Champions), no por la gloria. Poco para este equipo.

El Atlético se entrenó por la mañana con muy buen ambiente entre los jugadores rojiblancos.

Consciente de la magnitud del reto, todo indica que Simeone aparcará su pulso con Mandzukic. Lo contrario sería una sorpresa. En un partido donde el balón convertirá el área de Leno, por tierra y por aire, en su lugar de residencia, sería temerario renunciar a tu mejor rematador. Lo primero, es lo primero. Antes del tira y afloja por la suplencia en el Sánchez Pizjuán, Mandzukic (máximo realizador del equipo con 20 tantos) estaba de dulce y su pareja con Griezmann funcionaba a nivel de Batman y Robin, Lemmon y Matthau, Jagger y Richards... En enero y febrero, entre los dos se repartieron 14 goles y ocho asistencias; pólvora innegociable para un Atleti que sólo ha marcado un tanto en sus últimos cuatro partidos. Con la recuperación de Koke, el gusto de Arda por las grandes citas y la sorpresa de Cani, el Cholo saca a todos sus creadores. La sequía no debería prolongarse más.

El Leverkusen ofreció en la ida su mejor versión: imponente despliegue y presión constante; pero el partido dejó motivos para el optimismo. Los alemanes dieron más sensación de peligro del que realmente crearon: el gol de Çalhanoglu, un tirazo de Spahic al palo y poco más. Mientras, un Atleti horrible pudo marcar varias veces: un gol anulado sin pruebas claras a Torres, un paradón de Leno a Tiago, un balón arrebatado de la cabeza de Griezmann sobre la línea... El Bayer encerrado en su área es un mono con dos pistolas.

El árbitro. Además, en el Calderón y conociendo las pautas habituales del arbitraje UEFA, Rizzoli no consentirá la agresividad alemana. Le toca al Atleti marcar el tono y, con Tiago sancionado y Gabi purgando su mal momento en el banquillo, Koke se retrasa al medio. Junto a él, Mario Suárez completará un doble pivote con una misión, impedir las contras del trío mágico de los alemanes: Bellarabi, Çalhanoglu y Son. El primero le formó tal lío en 40 minutos a Siqueira en la ida, que el brasileño ni entró en la lista y Gámez ocupará su puesto. Fichar dos laterales izquierdos en verano, para acabar jugándote la vida con un diestro fuera de sitio. Y, lo peor, que sea lógico. El Atleti aún tiene ramalazos de otra época...

Finalmente, Bender, motor y alma alemán, podrá jugar y en punta formará Drmic, más atinado últimamente que el titular Kiessling. Con Godín en la grada, Miranda tendrá una gran oportunidad de redención tras su absurda expulsión en Cornellà. De Giménez, su socio hoy, nadie duda ya.

Simeone aún no ha levantado ninguna eliminatoria con el Atleti: ha dirigido 19 y ha ganado 16, pero se fue a la calle en las tres que perdió en la ida. Cuesta creer que al Cholo se le atragante tanto un reto. Fútbol, carácter, paciencia y un Manzanares ardiente. El Atleti tiene todos los ingredientes para la remontada. No puede fallar.

0 Comentarios

Normas Mostrar