Zaragoza

El club espera firmar con Hacienda en dos semanas

Se negocia un nuevo convenio singular, que le permita afrontar en ocho años el pago de su deuda vencida con Hacienda (30 millones de euros) y que evite el riesgo de disolución.

0
El club espera firmar con Hacienda en dos semanas
Alfonso Reyes

El Real Zaragoza está negociando con una rigurosa discreción oficial la firma en un plazo de dos semanas de un nuevo convenio singular con la Agencia Tributaria, que le permita afrontar en ocho años el pago de su deuda vencida con Hacienda (30 millones de euros) y que evite definitivamente el riesgo de disolución de la sociedad anónima deportiva.

En la última semana, el club aragonés ha conseguido reconducir la negociación con la directora de Recaudación de la Agencia Tributaria, Soledad García, después de que el vicepresidente Fernando Sainz de Varanda Alierta provocara una ruptura total con sus declaraciones del 22 de octubre a AS: “Pagamos la guerra entre Soledad García y Tebas. Esta funcionaria pretende la liquidación de los clubes por una guerra personal”.

Estas manifestaciones propiciaron al día siguiente el embargo de todas las cuentas del club, y la imposibilidad de poder facturar al Manchester United los derechos de formación de Ander Herrera (1,45 millones) y el contrato de televisión (2,5 millones), lo que ha dejado al Zaragoza sin ninguna liquidez y le ha impedido abonar el IRPF y el IVA de octubre.

El Real Zaragoza no va a realizar una sola declaración más sobre la negociación con la Agencia Tributaria hasta que no se firme ese nuevo convenio singular —muy similar al que tiene el Valladolid—, que está ahora pendiente de la aprobación por parte de Soledad García de un plan de viabilidad que garantice el pago de la deuda en ocho años, con un calendario para Segunda División y otro para Primera.

La Fundación Zaragoza 2032, máxima accionista del Real Zaragoza desde el pasado 24 de julio, ha abonado en tres meses 5,9 millones de retrasos a Hacienda, lo que demuestra una clara voluntad de afrontar sus obligaciones y rescatar al club del colapso financiero y deportivo que provocó la nefasta gestión de Agapito Iglesias, pero la supervivencia del club pasa por la firma de un convenio singular con la Agencia Tributaria.

Por su parte, el club, dentro de un proceso de modernización y de ajuste presupuestario, va a seguir con su política de externalización de servicios, lo que ha desembocado en la presentación de un ERE que afecta a 210 de sus 292 trabajadores, 166 de ellos, los porteros de La Romareda, fijos discontinuos, a los que se despedirá a partir del lunes en medio de una huelga indefinida.