Retraso en las obras

La Peineta sufre un frenazo

FCC y Atlético de Madrid pactan ahora demorar la entrega a finales de la temporada 16-17, no a comienzos como estaba previsto. Se paralizan ciertas fases de la obras, no todas.

0

Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) y el Atlético de Madrid han acordado una demora en la finalización de las obras del nuevo estadio colchonero. Estaba previsto, en principio, que el Atlético disputase allí sus partidos desde el comienzo de la temporada 2016-2017, pero FCC le ha pedido retrasar el traslado a finales de ese curso y el club rojiblanco ha aceptado la propuesta. El pacto ya está cerrado, según confirmaron ayer ambas partes.

El comunicado de FCC

FCC y el Atlético de Madrid han pactado adecuar el ritmo de construcción del Estadio de la Peineta en el marco de las negociaciones para replaniificar el acuerdo entre el club y la empresa de Servicios Ciudadanos.

Como consecuencia de estas conversaciones, ambas partes prevén que la finalización de las obras del Estadio de la Peineta se lleve a cabo antes del término de la temporada 2016-2017.

El acuerdo entre el club y la empresa de Servicios Ciudadanos incluía, ademas de l a construcción del estadio de la Peineta, el aprovechamiento urbano de los terrenos Mahou-Calderón, la demolición del actual estadio rojiblanco y el soterramiento de la M30 a su paso por el estadio, como puntos fundamentales.

Mundo Deportivo había publicado que FCC había decidido paralizar las obras de construcción del estadio porque quería renegociar el acuerdo que firmó con el club rojiblanco hace ya seis años. Sin embargo, fuentes del club reconocieron que los trabajos se ralentizarán para adecuarse al nuevo plazo y que ciertas fases sí que se han parado debido al retraso de la entrega del feudo colchonero, ya que era más conveniente hacer algunos trabajos en épocas con mejor meteorología.

Una de las razones para la demora es que el club rojiblanco llegó al convencimiento de que para agosto de 2016 no estaría urbanizado y acondicionado el entorno del estadio, lo cual constituía un grave impedimiento para el acceso de sus aficionados. La otra, que FCC solicitó el aplazamiento porque los aprovechamientos de la operación Mahou-Calderón han bajado de precio en una coyuntura especialmente adversa para las constructoras con motivo de la grave crisis económica. De ahí que le resultara conveniente adecuar el ritmo de los trabajos a la nueva situación.

El Mundo Deportivo explicaba también que la paralización obedece al cambio de circunstancias en la operación Mahou-Calderón. Los antiguos terrenos de la fábrica de cerveza iban a ser destinados a la construcción de varias torres por parte de FCC, que a cambio se comprometía a asumir la construcción del estadio, pero el permiso está aún en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que deberá decidir si el proyecto contraviene la Ley del Suelo. El retraso pactado de las obras de La Peineta se enmarca en un contexto caracterizado por una incertidumbre jurídica. Esta situación impide a FCC el acceso a los aprovechamientos urbanísticos en el Calderón como consecuencia del proceso judicial sobre la urbanización de edificios de más de tres plantas en la zona del Calderón y la fábrica de Mahou.

El Ayuntamiento madrileño aprobó el mes pasado un plan urbanístico para los terrenos ocupados por el estadio rojiblanco y lo que antiguamente era la fábrica cervecera. El Calderón sería derruido como ya lo ha sido la sede de la cervecera y se levantarían dos rascacielos gemelos de 36 pisos y ocho bloques de diferentes alturas con una superficie edificable de 175.365 metros cuadrados. Además, habría un parque anexo a las torres. Esas zonas verdes ocuparán 156.164 metros cuadrados. También se llevaría a cabo el soterramiento de la M-30, que a su paso por el campo atlético sale a la superficie.

Visita. Hace menos de un mes AS visitó las obras y pudo comprobar  que los trabajos iban a buen ritmo. De hecho ya se habían levantado la grada media y sus entrañas, además del anillo de palcos que van a rodear todo el campo. Meses antes, en febrero, la plantilla al completo había acudido al futuro estadio rojiblanco para comprobar su estado en un acto promocional organizado por el club.