REAL MADRID | CASILLAS

"Queremos llegar al parón de Navidad líderes en la Liga"

"Los resultados dictan el camino. La línea que tenemos ahora es la que queríamos a principio de temporada", dijo sobre la racha de 10 victorias.

0

Casillas impartió ayer una master class a 25 niños, de entre 9 y 12 años, en Boadilla del Monte con motivo de un acto publicitario. El capitán repasó la situación del equipo, pero no quiso hablar de títulos: “Nuestro objetivo es pensar en lo que hay cada día. Los pasos a seguir son: conseguir antes de Navidad el primer puesto en la Liga. Para ello dimos un pasito enorme el otro día contra el Barça. En la Copa lo tenemos encaminado para llegar a la siguiente ronda donde habrá rivales difíciles. El mes de enero será muy complicado. En la Champions tenemos que asegurar el pase y ahora viene el Mundialito que es un torneo que ganamos el derecho a jugar la temporada pasada y puede ser la guinda a 2014, al buen trabajo del míster y del equipo y del club”.

Al ser preguntado por el presentador del acto por la posibilidad de ganar todo lo que queda en juego, Iker no quiso añadir más presión: “El fútbol cambia y lo que hoy parece sensacional a lo mejor mañana no lo es. Hay que intentar llegar lo mejor posible a marzo y abril. La gente nos pide superar lo que hicimos el año anterior y es complicado, pero la dinámica y los jugadores son los acertados”. Casillas pasó a responder a los niños y niñas que acudieron al acto. No hubo espacio para preguntas indiscretas surgidas de la inocencia infantil, pero sí para ver el lado íntimo del capitán.

Niños. Primero fue cuestionado por sus sensaciones tras la Décima. “Cuando la ganamos tuve una sensación de alivio, porque era un título que buscábamos desde hace mucho tiempo. El sufrimiento hasta el final del partido hizo que se festejara el doble”, confesó. También reconoció cuál era el título que recordaba con más cariño: “Quizá la primera Champions (la Octava del Madrid). Para mí fue un cambio radical, nueve meses antes estaba en Tercera. Luego hubo otros muy importantes, pero este fue el inicio”. Una de las curiosidades que dejó Iker a los niños fue la música del vestuario: “Marcelo y Ramos ponen reggaeton, que es algo repetitivo, pero te da caña antes de salir a los partidos”. El portero aseguró que le gustaría que su hijo jugase al fútbol “si así lo desea”.