Velasco fusila al Betis

LEGANÉS 1 - BETIS 0

Velasco fusila al Betis

Un golazo postrero del extremo tras una buena jugada colectiva da la victoria al Leganés y deja a Julio Velázquez cerca de la destitución.

Sueña Butarque, que saboreará una victoria de las que dejan un regusto a gloria porque, merecida casi todo el partido, tuvo que llegar en el último minuto reglamentado. El gol, golazo, lo convirtió Velasco con un imparable pepinazo pepinero a la escuadra de Adán, imposible para un portero que, señal de lo mal que lo hace el Betis, volvió a ser el mejor de un equipo que más que tocar, se arrastra. Su técnico, Julio Velázquez, se jugará la cabeza contra el Recreativo la próxima semana si antes no decide echarle un Consejo que le mantiene porque no tiene recambio y porque no sabe hacer más.

El 'Madrid' de Segunda llena estadios como Butarque, que registró el tercer 'no hay billetes' en su historia, pero su fútbol no tiene nada que ver con la exuberancia de Cristiano y cía. Y eso que Rubén es a la categoría más o menos lo que el portugués a Primera. O debería, pero el canario está completamente desasistido. Con todo, de sus botas salió la única ocasión más o menos peligrosa que inventó el Betis en la primera mitad, una volea que lamió el poste izquierdo de Queco Piña.

Una decena de saques de esquina y alguna ocasión a la que le faltó, sobre todo, mejor remate, evidencian que el Lega fue bastante mejor, sobre todo en la primera mitad. Parapetado en una defensa de tres centrales y dos carrileros, como ante el Lugo, el Betis volvió a crear poco fútbol y a recibir ocasiones que no son más claras porque en la categoría faltan calidad, remate y último pase. Con algo más de eso el equipo de Garitano habría obtenido antes premio a su fútbol vertical y animoso. El balón merodeó con asiduidad a Adán que desbarató casi siempre las embestidas locales. Una que no pudo detener, del batallador Dioni, la sacó bajo palos Álex Martínez.

Con el descanso, los pepineros perdieron cierta efervescencia. La posesión se igualó y el Betis, más por inercia que por ambición, se acercó algo más a Piña. La reacción duro poco. El cansancio de la Copa hizo mella en los béticos, muchos de ellos jugaron el miércoles 120 minutos. Más fresco, el Leganés volvió a poner cerco a Adán en la recta final. Mantovani en jugada parada, Dioni, Diamanka y sobre todo Aguirre probaron al meta bético mientras, a balonazos, el Betis mantenía alguna opción remota de marcar, en la cabeza de N'Diaye y las botas de Rubén. Cuando el empate parecía inexorable, Aguirre centró desde la derecha y Velasco la empalmó como los futbolistas caros para hacer vibrar a Leganés.

 

Comentarios

Comentarios no disponibles