LFP | CASO VILARCHAO

Eder no trabaja con el primer equipo para no enturbiar

“Mis asesores a través de la AFE me dicen que tengo las de ganar” dijo a AS en una conversación de 5:57 minutos el lunes antes de negarlo este martes en dos tuits.

0

Eder Vilarchao publicó este martes dos tuits a raíz de la información que publicó AS, que desvelaba la posibilidad de que el mediapunta vasco denunciase al Betis al tenerle sin ficha. Este es el contenido de los tuits: “Me gustaría aclarar que no tengo ninguna intención de denunciar al Betis, lo único que quiero es que se solucionen las cosas y volver a disfrutar del fútbol, para el cual me veo muy preparado. Espero que esta semana se puede cerrar alguna cesión y pueda volver a competir”.

AS se puso en contacto ayer lunes por la noche con el futbolista y mantuvo con él una conversación telefónica de 5.57 minutos para saber su versión del asunto tras confirmar la noticia por otras dos fuentes informativas diferentes. El jugador no sólo admitió el contenido de esa información sino que, además, aseguró que ya se había asesorado ante la AFE a través de sus agentes y precisó que el Betis estaba “callado” porque sabía que tenía todas las de perder y que desde AFE se le había asegurado que “tenemos todas las de ganar” si había denuncia. El jugador, como publicaba AS en su edición de este martes, tiene una oferta de Segunda División y otra del Benfica B y esperaba resolver su situación esta misma semana. De ahí que no se haya decidido a denunciar. “Físicamente estoy perfecto, este tiene que ser mi año”, aseguró. AFE, por el momento, está al tanto del caso pero no se pronuncia públicamente por la Ley de Protección de Datos. Según pudo saber AS, los contactos entre Eder Vilarchao y la AFE se llevan prolongando ya desde hace más de dos semanas, aunque han salido ahora a la luz.

La situación de Eder Vilarchao es tan irregular que el futbolista no trabaja a las órdenes de Julio Velázquez sino que se entrena normalmente en solitario, con un preparador físico del club por orden expresa del entrenador, que ha dado la directriz de que el futbolista no coincida con el primer equipo en ningún horario en la Ciudad Deportiva para evitar que su situación influya negativamente en la relación con los demás jugadores y en el ecosistema en el vestuario. En definitiva, no quiere un elemento más que altere la convivencia de su plantilla.