Una debacle en Girona acabaría con la destitución de Velázquez

BETIS TV

Betis

Una debacle en Girona acabaría con la destitución de Velázquez

Y si hay futuro, a día de hoy se encuentra en la casa y se llama Juan Merino. El técnico linense, ahora en el filial, sería la primera opción para tomar las riendas del banquillo.

Segundo ridículo del Betis en apenas tres semanas de competición y poco, o nada, cambia en la pusilánime planta noble de Heliópolis. Ayer, ajenos a la tormenta mediática y social, se seguía apelando a la “paciencia” como arma contra la crisis reabierta, de domingo en El Toralín a domingo en Heliópolis, por el batacazo ante el recién ascendido Albacete de Chumbi. Todo apunta a que Velázquez seguirá siendo entrenador el lunes, tras el partido ante el Girona: sólo otro ridículo tipo Ponferrada (4-1) obligaría a los dirigentes verdiblancos a prescindir de un entrenador al que ya no es que no avalen los resultados, es que en patrón de juego y sensaciones parece mucho peor.

Y si hay futuro, a día de hoy se encuentra en la casa y se llama Juan Merino. El linense llegó al filial del Betis de la mano del secretario técnico Alexis y, en principio de manera interina, sería la primera opción para tomar las riendas del banquillo cuando hubiera que destituir a Velázquez. El marrón de buscar otro técnico y, sobre todo, tener que abonarle un sueldo aparte del finiquito del salmantino (400.000 euros) pesaría más que ninguna otra cosa. Merino, de hecho, tuvo alguna oportunidad meridiana de colocarse en las quinielas al primer equipo en verano, pero finalmente se optó por una elección más de fuera de la casa e, incluso, más experimental como es Velázquez.

Platas, indispuesto. Alertado por su médico de tener la tensión alta, el presidente Manuel Domínguez Platas se ausentó del palco ante el Albacete y, visto el resultado final, tomó la mejor decisión. En todo caso, parece que no habrá mayor problema para que se reintegre al día a día en las próximas jornadas, aunque este aviso le decantará definitivamente a dejar el sillón presidencial en diciembre.

La plantilla, por otro lado, descansó ayer y lo hará también hoy. Dos días de asueto consecutivos que, aunque acordados antes del domingo, no han sentado bien ni a directiva ni afición.

Comentarios

Comentarios no disponibles