MÁLAGA | LUIS ALBERTO

"Empecé en fútbol a balonazos en la tienda de mi familia"

Creció en el Sevilla, se destapó en el Barça B (11 goles y 18 asistencias) y llegó a Málaga para recuperar el brillo que no pudo lucir en Anfield.

Málaga
0
"Empecé en fútbol a balonazos en la tienda de mi familia"
PACO RODRIGUEZ AS

Ya ha dado unas cuantas vueltas pese a su juventud.

Estuve nueve años en el Sevilla, luego llegué a Barcelona cedido y allí fue mi despegue en el mundo profesional. Una vez en Liverpool, no llegué a adaptarme. Fue todo un poco extraño para mí. No tuve las oportunidades suficientes y ahora estoy aquí volviendo a disfrutar de lo que más me gusta, que es el fútbol.

Cuéntenos cómo fueron sus orígenes.

Empecé a jugar dando balonazos contra la pared de la tienda de mi familia (un establecimiento donde se vende un poco de todo que se llama ‘Alconchela’) hasta que comencé a jugar con los amigos. Primero jugábamos al fútbol sala. Tenía siete u ocho años. Después se hizo la escuela de fútbol en mi pueblo y uno de los proveedores de queso de mi tienda tenía un niño jugando en el Jerez Alternativa y le dijo a mi madre de llevarme allí. Hicimos unas pruebas y le impacté al entrenador. Era complicado tener que ir desde mi pueblo (San José del Valle) hasta Jerez. Eché allí los años de benjamín y alevín y después me fui al Sevilla.

¿Qué destacaría de sí mismo como futbolista?

Soy más pasador que goleador, aunque suelo tener una cifra de entre siete y diez goles por temporada. No es estratosférica, pero tampoco es mala.

En el Barça B anotó once goles y dio 18 asistencias.

Ese año salió todo redondo. Al final los números son los que te ponen ahí arriba, me ayudaron mucho durante todo el año y gracias a aquello estoy aquí. El entrenador, Eusebio Sacristán, fue fantástico. Desde el principio supo tratarme muy bien, no sólo en lo futbolístico, sino también en lo personal. Me supo llevar y me dio muchos consejos.

El Barça tenía una opción de compra sobre usted de 3,5 millones de euros, no la ejecutó y el Liverpool acabó pagando ocho millones…

Fue un poco extraño. La opción que tenía el Barça también incluía unas variables y objetivos y al final la operación se acercaba a los ocho-nueve millones. Y el Barcelona tenía muchísimos jugadores. Estaba Rafinha, Sergi Roberto… Se quedó sólo Sergi y los demás tuvieron que salir cedidos. Y era pagar una cantidad bastante elevada para un jugador de Segunda. Era arriesgado. Pero el Liverpool sí puso los ocho millones.

El Liverpool es un club con una filosofía especial.

Es un club grandioso, tiene aficionados por todo el mundo. Recuerdo la gira que hicimos por Indonesia, Tailandia y Melbourne que era espectacular. No tuve las oportunidades de poder demostrar por qué había llegado hasta allí. Dimos un paso. Tenía que salir sí o sí porque no estaba mentalizado para seguir así otro año igual y creo que hemos acertado viniendo al Málaga porque voy a disfrutar y hacer disfrutar a la gente.

¿Algún consejo para Alberto Moreno?

Hablamos mucho. Tenemos una relación de hermanos. Hemos estado nueve años juntos en el Sevilla. Se van a divertir mucho con él. Futbolísticamente está en el corte de Jordi Alba. Sabemos cómo es Anfield y lo que transmite. Va a disfrutar mucho. El ambiente de Anfield es totalmente diferente a todo lo demás. Te gusta estar siempre en el campo. Eso es lo que echaba en falta cuando estaba allí, disfrutar sobre el césped.

¿Se sabe el ‘You’ll never walk alone’?

(Risas). Me lo sabía un poco. Es complicado entenderlo cuando lo cantan. Pero cuando lo están cantando se te ponen los vellos de punta.

¿Quién fue la primera persona que le habló del Málaga?

Mis agentes. Yo soy muy futbolero y al Málaga le venía siguiendo desde que estaban Isco, Julio (Baptista)… Pegó un bajón por circunstancias pero a partir de este año va a remontar el vuelo.

De Isco ha heredado el ‘22’ a pesar de que el jeque dijo que nadie más lo llevaría…

Es una anécdota más. Yo espero hacerlo igual o mejor, que es muy complicado. Isco dejó una huella de lo que es, un futbolista top. Intentaré que ese número me dé la misma suerte que a él.

¿Llegaron a coincidir?

En la Selección Sub-17, Sub-18 y Sub-19. Ver jugar a Isco es una maravilla.

A usted le gusta lanzar las faltas y los penaltis.

Yo soy un futbolista que no me corto ante nada. Soy un poco ‘sinvergüenza’ en el campo (risas) y me da igual tirar un penalti que una falta, los córners… Me gusta tirarlo todo.

Ha tirado dos penaltis (el otro fue en Australia) y los dos los ha fallado. ¿Le han dado mucha caña?

Me han caído bromas en el vestuario y en mi casa. Pero cuando haya otro penalti, si no le importa a nadie, yo lo voy a volver a tirar.

¿Cómo ve al equipo?

No esperaba que mostrara tan buen nivel a estas alturas de Liga. Pensaba que íbamos a tardar más en adaptarnos a lo que pedía Javi (Gracia). Es verdad que debemos ser más efectivos y aprovechar más porque vivimos del gol. Ha habido resultados engañosos.

¿Qué jugador del equipo le ha impresionado más?

No conocía a Horta y me ha llamado la atención. A Juanmi ya le conocía, pero este año le he visto a un nivel muy diferente, muy alto. También a Camacho, Sergi Darder...

¿Dónde ve al Málaga en esta Liga?

Yo espero verlo primero pero eso va a estar complicado (risas). Estoy seguro de que este año no vamos a sufrir. El equipo está muy bien compenetrado. Hay que meterse lo más arriba posible. Y cuando queden cinco o seis jornadas, si hay posibilidades de estar arriba, pelear por ello a muerte.

¿Cómo se fraguó su cesión de dos años al Málaga?

Es una cesión por dos años que es un poco engañosa porque el Liverpool me puede repescar el próximo verano. Pero dos años, para mi tranquilidad, es mejor. Aunque lo voy a pelear como si fuera un mes. Tengo que despegar y consagrarme en Primera con el Málaga.

¿Quién era su ídolo de pequeño?

Siempre han sido Zidane y Juan Carlos Valerón. Me podía pasar tardes y tardes viendo vídeos de ellos.

¿De qué equipo era de pequeño?

Siempre he sido del Cádiz. Es mi tierra y a ver si este año consigue el ascenso. Esa afición se merece mucho porque siempre apoya esté donde esté.

¿Qué aficiones tiene fuera del fútbol?

El cine, el ping-pong, el pádel, tenis, la Play...

También es muy aficionado a los tatuajes…

Sí. En este brazo (el derecho) tengo el nombre de mi mujer y la fecha de nuestra boda, el pasado 7 de junio. Y en este (brazo izquierdo) es un tatuaje que yo diseñé. Es un mago con un balón de fútbol y una frase en italiano que siempre me ha gustado: ‘No hay derrota en el corazón de quien lucha’.

¿Qué le dicen por la calle?

Que metamos muchos goles, que ganemos muchos partidos y, sobre todo, me piden muchas camisetas (risas). La de Málaga es una afición que transmite mucho cariño.