Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Premier League
Serie A
Bundesliga
Liga Holandesa
FINALIZADO
Twente Twente TWE

2

Heracles Heracles HCL

3

Abdoulaye regala el empate al Depor en el último suspiro

1P

Gol
  • Gol del Deportivo

    Marca: José Rodríguez

Tarjeta Amarilla
  • Tarjeta Amarilla para el Deportivo

    Lopo

Tarjeta Amarilla
  • Tarjeta Amarilla para el Deportivo

    José Rodríguez

Tarjeta Amarilla
  • Tarjeta Amarilla para el Deportivo

    Insúa

Gol
  • Gol del Rayo

    Marca: Bueno

Tarjeta Amarilla
  • Tarjeta Amarilla para el Rayo

    Quini

2P

Tarjeta Amarilla
  • Tarjeta Amarilla para el Deportivo

    Laure

Cambio
  • Cambio en el Deportivo

    Sale: José Rodríguez

    Entra: Luisinho

Cambio
  • Cambio en el Deportivo

    Sale: Juan Domínguez

    Entra: Bergantiños

Cambio
  • Cambio en el Deportivo

    Sale: Toché

    Entra: Ivan Cavaleiro

Gol
  • Gol del Rayo

    Marca: Bueno

Tarjeta Amarilla
  • Tarjeta Amarilla para el Rayo

    Tito

Tarjeta Amarilla
  • Tarjeta Amarilla para el Rayo

    Baena

Tarjeta Amarilla
  • Tarjeta Amarilla para el Rayo

    Zé Castro

Tarjeta Amarilla
  • Tarjeta Amarilla para el Rayo

    Trashorras

Cambio
  • Cambio en el Rayo

    Sale: Manucho

    Entra: Leo Baptistao

Cambio
  • Cambio en el Rayo

    Sale: Kakuta

    Entra: Lass

Cambio
  • Cambio en el Rayo

    Sale: Bueno

    Entra: Morcillo

Cambio EXTRA

  • Tarjeta Amarilla para el Rayo

    Abdoulaye Ba

  • Gol del Deportivo

    Marca: Isaac Cuenca (p)

DEPORTIVO 2-RAYO 2

Abdoulaye regala el empate al Depor en el último suspiro

Hizo un penalti en el 94’ y Cuenca no perdonó. El Deportivo se adelantó con un gol de José Rodríguez tras otro error del senegalés y Bueno remontó con un doblete.

Hay noches de fútbol en las que reina la magia, otras los errores. La de Riazor fue de las segundas, y eso que Bueno con su doblete olía a gran protagonista. El cartel se lo quitó Abdoulaye, que inició el partido con un grave fallo en el 1-0 y lo remató con un penalti infantil en el94’que le dio el empate al Depor. Por el camino, Luisinho también mucho que ver en el 1-2, demostrando que la confianza es un pecado mortal en Primera.

El duelo empezó eléctrico, o mejor dicho, el Depor arrancó frenético en la presión. A los seis minutos Toché ya había avisado, y a los siete José Rodríguez se aprovechaba de un grave error en la cesión a Cristian Álvarez de Abdoulaye. Es el inconveniente del libro de estilo de Paco Jémez. Manda el balón, siempre hay que jugarlo, sea donde sea. La filosofía le funciona al Rayo, pero está expuesta a errores individuales.

El tanto no sació el hambre del Depor, que alentado por Riazor presionaba de manera asfixiante a los madrileños, sobre todo en la salida de balón, en la zona roja, en la que los robos hacen daño de verdad.

La gasolina de los coruñeses duró 25 minutos, y partir de ahí empezó a aparecer Trashorras, empezó a aparecer el Rayo. Manucho tuvo una solo ante Lux, pero erró un remate franco. Luego fue Kakuta el que tampoco acertó a definir. El Deportivo despertó y Cuenca rozó el segundo en una gran jugada con Laure, pero el que golpeó fue Bueno al rematar de cabeza un excelente centro de Aquino desde la derecha.

En el segundo tiempo el Rayo siguió dominando el tempo del partido ante un Depor al que los pulmones le obligaban a dosificar. Las ocasiones de los jugadores de Paco Jémez se sucedían y el Depor ya se temía lo peor. Y sucedió, esta vez tras un error de Luisinho en la salida de balón. Robo de Aquino, centro al área y Bueno, su mejor aliado en la noche se ayer, remata con la planta del pie al primer palo.

Como en la primera jornada, en Granada, el Depor se adelantaba en el marcador, se le acababa la gasolina y el rival remontaba. El Rayo caminaba tranquilo hacia la primera victoria en Riazor de su historia hasta que de nuevo apareció Abdoulaye para coronar su nefasta noche con unas manos desde el suelo que acabaron en los once metros. Cuenca, con sangre fría, logró un empate que le sabe a mucho más a un Víctor Fernández al que le esperaban quince días de parón de angustia.