Rubén Rochina firma su primera gran obra en Granada

GRANADA 2 - DEPORTIVO 1

Rubén Rochina firma su primera gran obra en Granada

Cavaleiro adelantó al Depor y el valenciano lideró la remontada de los rojiblancos. Babin marcó el 2-1 final de cabeza.

Los Cármenes tiene nuevo ídolo. Pina eligió a Rochina como bandera de su proyecto 2014-15 y el exquisito zurdo ha asumido desde el primer día su exigente rol. El valenciano lideró la remontada de un Granada menos feroz que el de la pretemporada. Primero dio el Depor, que sólo dobló la rodilla ante el talento de Rochina y los desajustes defensivos propios de esta etapa de la temporada.

Se quedó con el balón de entrada el Granada. Pero sin fluidez. El Depor, 14 meses después de su último partido en Primera, necesitó algunos minutos para asentarse y creció a partir de la poca profundidad rojiblanca. Machís encontró un agujero en la izquierda, aunque no estuvo fino en el pase final y El Arabi no cazó el balón. Ese susto terminó de despertar a los gallegos, que se aprovecharon de un error en la salida de balón de Yuste para marcar el 0-1. Fariña se topó con la pierna de Mainz, pero Dimitrievski exhibió manos de mantequilla en el disparo posterior de Cavaleiro (minuto 20).

Rochina es el nuevo jugador franquicia rojiblanco. Y esa idea ha calado en el césped. Todos le buscan. Pero tuvo que centrar un poco su posición y acaparar más balón para que el Granada asomase de nuevo por el área de Lux. Caparrós no perdonó el error de Yuste y le cambió por Iturra en el descanso. También dio entrada a Ortuño en la izquierda. Las reprimendas del sevillano en el vestuario cambiaron el chip del Granada. Nyom tuvo el empate en el minuto 47 y Rochina, que jugó toda la segunda parte por detrás de El Arabi, coronó siete minutos después con un golazo desde fuera del área su notable estreno en Los Cármenes.

El hombre del partido, Rochina, ya no entregó la manija del choque, aunque el ímpetu del Granada decayó con el paso de los minutos y los rojiblancos tuvieron que agarrarse a la pizarra. Tiene mucho trabajo pendiente Víctor Fernández en la estrategia. Primero avisó Mainz. Y luego fue Babin quien castigó la tremenda pasividad de la zaga blanquiazul. 2-1. Cuenca lideró el arrebato final del Depor, pero ya era tarde para ponerle un borrón a la primera gran obra de Rochina en Los Cármenes. Granada estrena héroe.

Comentarios

Comentarios no disponibles