El sueño de Ibai Gómez es jugar junto a su discípulo Jurgi

ATHLETIC

El sueño de Ibai Gómez es jugar junto a su discípulo Jurgi

El sueño de Ibai Gómez es jugar junto a su discípulo Jurgi

DIARIO AS

DIARIO AS

Hay tres diamantes en Lezama que fueron dirigidos por Ibai: Mediavilla, un fantástico pivote juvenil lastrado por dos lesiones de cruzado, el delantero Alex Gonzales y Jurgi.

Bilbao

Ibai Gómez tiene cerca cumplir un gran sueño: disputar la Champions con el Athletic, su equipo. Pero también ronda por su cabeza compartir alineación con uno de los cientos de chavales que ha entrenado en el Santutxu. La meta está cerca. El extremo del Bilbao Athletic, Jurgi Oteo, ha sido subrayado con rojo por Ernesto Valverde. Le llevó a un amistoso de final de temporada ante el Somorrostro y se quedó boquiabierto, como sus pupilos.

El detalle

“Me dio mucha pena su marcha, ha sido uno de los más importantes en los últimos tres años y es un amigo. A Ander le costó tomar la decisión. Soy del Athletic y me duele cuando se van estos jugadores, pero lo mejor es dejarlo. Está en Manchester, ya nos hemos rehecho a los que se han ido”, valora sobre Herrera. metiendo lo que chutaba. Estaba en racha y había renovado. No pude disfrutar del todo lo que hicimos”, destaca. Valverde sabe de sus virtudes: “Tranquiliza, pero soy inconformista. Puedo dar mucho más”.

Hay tres diamantes en Lezama que fueron dirigidos por Ibai: Ander Mediavilla, un fantástico pivote juvenil lastrado por dos lesiones de cruzado, el delantero Alex Gonzales y Jurgi, a quien manejó tres años. Con los ojos brillantes, Ibai se presta a ensalzarle a pesar de que, extremo como él, mañana pueda ser seria competencia.

Confío en que llegue, sé de su mentalidad, ganas y cualidades. Me haría muchísima ilusión que juegue conmigo. A ver si tengo esa suerte”, comentó. “Es muy desequilibrante, potente, completo. Conmigo era mediapunta. Este tipo de jugadores no suele aportar mucho a nivel defensivo, pero Jurgi es muy agresivo y no da un balón por perdido”, desgrana.

Ibai, que entrenará este año con dos amigos al Juvenil C del Santutxu, reclama paciencia: “Tras lo de Somorrostro, mis compañeros me dijeron que viene muy fuerte, pero sé por experiencia que el salto a Primera es tremendo”. Bien de su lesión. El bilbaíno ha tenido las lógicas molestias en los últimos días tras cuatro meses lesionado: “Es normal tras volver al balón. A nivel de bíceps femoral e isquio no hay problema. Estoy contento, pude jugar bien 45 minutos ante el Al Hilal”. Estaba lanzado, con 8 goles en 18 partidos, por lo que el palo fue duro, “más que lo de la rodilla”. “Entonces, sabía que eran siete meses y aquí creí que era corto. Me encontraba a gusto, jugando mucho y metiendo lo que chutaba. Estaba en racha y había renovado. No pude disfrutar del todo lo que hicimos”, destaca. Valverde sabe de sus virtudes: “Tranquiliza, pero soy inconformista. Puedo dar mucho más”.

La continuidad de Muniain es una gran alegría, pero le pone más caro el puesto: “Ojalá Iker renueve para toda la vida, es importantísimo e imprescindible porque es muy desequilibrante. Da muchísimo y la competencia es buena. Hay torneos para los dos y, además, podemos jugar en diferentes posiciones”.

La continuidad de técnico y grupo supone una ventaja. “Es bueno que se mantenga el bloque, ya sabemos lo que quiere el míster. Empezamos desde ya a competir. La previa de Champions va a ser unos de los partidos más importantes de mi carrera junto a las dos finales. Es la máxima competición, hay que olvidarse del contrario. A dos partidos somos un equipo fuerte. Y si pasamos la previa, la fase de grupos también”, pronostica optimista.

Comentarios

Comentarios no disponibles