ATLÉTICO DE MADRID

Correa fue operado de un tumor benigno en un ventrículo

Al jugador argentino se le extirpó ese tumor y está a la espera de superar la revisión médica para firmar con el Atlético. No hay plazo para su vuelta a los campos de fútbol.

Madrid
0
Correa fue operado de un tumor benigno en un ventrículo

Ángel Correa fue intervenido en Nueva York por una dolencia cardíaca que le fue detectada en el reconocimiento médico previo a su fichaje con el Atlético el pasado 28 mayo. Ayer Matías Lemmens, presidente de San Lorenzo, afirmaba que Correa no podrá jugar en seis meses. En el Atlético no se marcan plazos, pero hay optimismo teniendo en cuenta el estado del jugador en este momento. A Correa se le fue detectado un bulto en un ventrículo durante el reconocimiento médico en Madrid. Una nueva prueba determinó que era un tumor primario benigno, sin riesgo inmediato pero sí latente. Un desprendimiento podría ser fatal. El Atlético acompañó al jugador para que éste consultara a los mejores especialistas y, una vez evaluado el riesgo, se apostó por la intervención en el hospital Monte Sinaí de Nueva York, referencia en ese tipo de microcirugías.

Se trataba de acceder al ventrículo a través de una arteria y retirar esa malformación. Correa es un deportista de élite y el objetivo en esos casos, dado el esfuerzo a que someten a ese músculo que es el corazón, es no perforar la pared del órgano, algo que sí podría afectar al rendimiento en un futuro. La operación fue un éxito. Tanto fue así que Correa dejó de sentir molestias a las cinco horas de ser intervenido. Por precaución se le mantuvo unos días más en el hospital antes de recibir el alta y hace algunas semanas comenzó una suave rehabilitación. Se espera a que la herida cicatrice, pero todo va por buen camino. El jugador está en Madrid, pero en un par de semanas, probablemente, viaje a Argentina para pasar unos días con su madre y sus hermanos. Después volverá para efectuar la última parte de su recuperación en Madrid.

El Atlético mantiene su intención de cerrar el fichaje. Se mantienen las cantidades pactadas. El club colchonero pagará ocho millones por el atacante de 19 años una vez supere el reconocimiento médico. Pero no se marcan plazos. Pudiera ser que el jugador no estuviera disponible para ser inscrito en agosto, pero entonces podría aguardarse a la nueva apertura del mercado en enero. No hay prisa. La única meta es ver cuanto antes al delantero recuperado.