El Espanyol gana con diez y complica la vida al Granada

ESPANYOL 1 - GRANADA 0

El Espanyol gana con diez y complica la vida al Granada

Héctor Moreno decidió en la recta final un choque que los locales jugaron con un hombre menos por la expulsión en el 30' de Víctor Álvarez. El Granada se acerca al descenso.

En el Espanyol, menos es más. Parece el conjunto perico tan apegado al arte de la supervivencia que solo cuando le superan los agobios, responde. Así ocurre con su gente, que deserta de la grada ahora que su equipo transita por la zona cómoda (ya 29 puntos) y con los propios jugadores, que se crecen ante la adversidad. Ante el Granada, lo mejor del Espanyol se vio sin duda a partir de la media hora, tras la expulsión por una roja directa injusta a Víctor Álvarez —no era ocasión manifiesta de gol debido al mal control de El Arabi—, y se culminó con el gol de Héctor Moreno, a 11’ del final. Fue en un cabeceo a la salida de un córner servido por el de siempre, un Sergio García infatigable que esta vez se disputó el honor con Víctor Sánchez, excelso y capaz de anular con su pundonor la inferioridad numérica durante 60 minutos.

Tremendo el Espanyol, que antes de convertirse en un rodillo había comenzado con un planteamiento más simplón que simplista e inexplicable el Granada, que supo tocar y controlar pero careció de profundidad, no solo jugando con uno más sino también cuando en el tramo final Alcaraz acumuló a cuatro delanteros: El Arabi, Brahimi, Piti y Riki. Pero el mejor nazarí fue Roberto, que evitó goles de Córdoba, Stuani, Sergio y el propio Moreno, antes del gol. Y pésimo Iglesias Villanueva, quien aunque a la postre no fue determinante merced al gol de Moreno, pudo decantar el partido con una expulsión inexistente que le valió al descanso el abucheo de Cornellà-El Prat, que acabó con vítores, pero a su equipo.