Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

Aleix Vidal decanta el derbi

ALMERÍA 3 - GRANADA 0

Aleix Vidal decanta el derbi

Dubarbier hizo el 1-0 de tiro cruzado con la izquierda. Verza marcó de penalti y Vidal cerró el marcador ante un Granada sin punch en los metros finales.

Aleix Vidal decidió que anoche quería ser protagonista, su Almería se lo agradeció y el Granada lo lamentó. El habilidoso extremo catalán se cargó con la responsabilidad del ataque almeriense y a través de él llegaron el fútbol y los goles.

Muy pronto empezó el partido a decantarse para el Almería. Principalmente porque el cuadro de Francisco entró mucho más metido en el partido que los de un Lucas Alcaraz que aún se debe estar preguntando por qué le dio la titularidad en el lateral izquierdo a Foulquier, puesto que por allí llegó todo el peligro local. Tras varias intentonas, fallidas, Soriano sí encontró a Vidal y el pase de éste fue rematado a gol por Dubarbier. Óscar Díaz estaba en fuera de juego posicional, el linier lo vio pero Estrada lo corrigió. Lógicamente, el Granada se ofuscó.

Pero ni siquiera hubo reacción. Soriano hacía lo que le daba la gana y Aleix Vidal era un quebradero de cabeza constante. Azeez sostenía y Verza ponía el peligro a balón parado. Todo se terminó de aclarar en el 26, cuando en un córner sacado por Barbosa, Mainz agarró de forma extremadamente inocente a Soriano. Penalti convertido por Verza. El partido ser le ponía al Almería como difícilmente podía imaginar y el Granada se perdía en protestas constantes. Antes del descanso dio síntomas de mejoría el Granada pero, como casi siempre, ahí estuvo Esteban para evitar con una buena estirada que la ventaja en el marcador se viera reducida.

Movió el árbol Alacaraz, dejando en la ducha a un inoperante El Arabi y dando entrada a Riki en busca de un delantero que, al menos, presionara. Pero fue el Almería y el que asustó primero de nuevo, con un remate de Trujillo tras otro córner que obligó a lucirse a Karnezis. Volvió a tocar el esquema Alcaraz, retirando a Diakhaté y metiendo a Buonanotte y de nuevo se repitió la escena. Córner para el Almería, remate de Óscar Díaz y paradón de Karnezis.

El plan se le terminó de ir al traste a Alcaraz cuando Yebda se rompió y con más de media hora por delante se quedó sin cambios. No era la noche del Granada y sí de un Almería en el que cada jugador buscaba la ovación de los suyos, como Esteban que volvió a meter una mano espectacular, esta vez a Riki, para que los nervios siguieran escondidos. El Granada no se encontró con su nuevo dibujo y el Almería encontraba vías de agua por todas partes. Una de ellas la aprovechó Soriano para que Aleix Vidal aprovechara el enésimo pasillo regalado por Foulquier y redondeara su actuación con un gol. Fiesta en el Mediterráneo en un derbi de estreno andaluz que quedara en la memoria almeriense.

Comentarios

Comentarios no disponibles