El Sporting se mantiene arriba gracias a los goles serbios

SPORTING 3 - MIRANDÉS 2

El Sporting se mantiene arriba gracias a los goles serbios

El conjunto asturiano pareció cerrar el choque con los tantos de Lekic y Scepovic (2), todos en cinco minutos. Iván Agustín y Docal dieron vida al encuentro.

Gijón

El Sporting encauzó un merecido triunfo en cinco minutos de gloria en el primer tiempo, pero se lo complicó con indecisiones defensivas ante un rival correoso. El Mirandés, pese a verse con tres goles en contra al filo del descanso, nunca perdió la ilusión y complicó el final del partido a los rojiblancos.

Sandoval racionalizó la alineación con una defensa de cuatro zagueros, con u control total en las bandas. El conjunto burgalés buscaba la forma de alejar el balón de su parcela, con una preocupación especial en el dúo serbio Lekic-Scepovic, que serían sus verdugos. Las internadas de Jara y Canella por las bandas desequilibraban a la zaga del Mirandés, que se defendía con muchos apuros. El Sporign no era persistente en sus ataques, que llegaban a ráfagas y con pocos espacios libres por el centro. La posición de Scepovic en la banda izquierda cuando el equipo defendía la abandonaba a la hora de atacar, para dejar pasillo a Canella.

El primer gol tardó más de media hora en llegar, pero cambió la imagen del partido. Fueron unos minutos en los que se vio el poderío de remate que tienen los serbios. Lekic selló un centro magnífico de Jara y Secepovic hizo lo mismo, pero desde la otra banda, con un servicio de Canella. Con el Mirandés noqueado llegó el terero, en un pase vertical de Cases que Scepovic se encargó de culminar.

El partido parecía visto para sentencia, pero el Mirandés reaccionó. Antes del descenso acortó distancias, con el gol de Iván Agustín, lo que le permitió salir en el segundo tiempo con otro estilo más ofensivo. El Sporting se lo tomó con más tranquilidad, lo que se convirtió en nerviosismo tras el segundo tanto burgalés.

El acoso del Mirandés creó algunos problemas en la defensa gijonesa, sin que en los contraataques, con el equipo gijonés cansado, hubiera más peligros para la portería de Dani Jiménez. El Mirandés acosó, pero lo hizo sin acierto y casi sin disparar a Cuéllar. De todas formas, en el cómputo global del partido, el Sporting fue superior.

Comentarios

Comentarios no disponibles