Bueno desangra al Betis y a Pepe Mel en el descuento

Betis 2 - Rayo Vallecano 2

Bueno desangra al Betis y a Pepe Mel en el descuento

Un Betis muy superior no supo sentenciar y pagó caro sus errores defensivos. Amaya y Verdú marcaron para los de Mel. Doblete de Bueno para los vallecanos.

Dos goles de Bueno, uno de ellos en el descuento, quitaron una victoria vital al Betis, un poco más colista, y ponen a Pepe Mel al borde de la destitución después de sumar dos puntos en ocho encuentros. El Betis fue mejor y tuvo ocasiones, sobre todo en el primer tiempo, pero los fallos atrás le acabaron condenando.

Curioso: Bueno, el héroe rayista, había entrado por Falqué en el 22' sin que el catalán tuviera aparentemente ningún problema físico, en otro de esos cambios exprés que caracterizan a Paco Jémez. Esta vez, al menos, no le pudo salir mejor la jugada al técnico cordobes.

Volvía Rubén Castro y no hizo falta que el canario marcada, ni siquiera que jugase bien, para que el Betis cambiase su cara de equipo triste por la de un grupo aguerrido y peleón, rápido y profundo, capaz de crear media docena de ocasiones de gol claras en la primera mitad. Salva había botado tres córners y cinco faltas cercanas al área, todas sin peligro alguno, y tuvo que cederle el testigo a Nono. Al segundo saque de esquina botado por el canterano, fuerte y al corazón del área, Amaya cabeceó de manera inapelable y puso en ventaja al Betis. Por cierto: los últimos cinco goles del Betis han llegado a balón parado y así, en otro córner, pudo llegar el sexto seguido. A Amaya, de nuevo, le salió el testarazo ligeramente desviado.

El Rayo se estira por inercia y crea peligro siempre, pero ayer lo hacía sin remate. Lass puso en poblemas a Nacho en dos ocasiones, pero le faltó último pase. Trashorras, inspirado en la transición, chutó flojo o desviado.

Era el Betis quienes las tenía más claras, clarísimas, antes del descanso. A Jorge Molina le faltaron centímetros para llegar a un centro de Vadillo, el más activo del partido, y luego, el alcoyano chutó al muñeco en un mano a mano contra Cobeño. El Betis merecía ampliar el marcador.

Y lo siguió mereciendo tras el descanso, cuando Rubén Castro cabeceó al larguero justo antes de el Rayo empatase. Bueno aprovechó un lamentable rechace de Sara para igualar el marcador (1-1, 52'). El Betis reclamó un fuera de juego, existente, en el primer tiro, pero el portero argentino, muy discutido, alimenta el debate de manera definitiva.

El gol desarmó al Betis, incapaz de volver a dominar el partido como antes a pesar de los cambios, y le puso picardía al Rayo, que inquietaba a Sara con más asiduidad. Verdú, tan impreciso en los pases como toda la campaña, le devolvió la esperanza al Betis. Cobeño despejó mal y el balón fue recogido por el catalán la empalmó suave y precisa al fondo de la red.

Pero todo es susceptible de salir mal en Heliópolis, donde Murphy campa a sus anchas. Jordi Figueras midió mal en una salida y Bueno, tan atento, controló a sus espaldas y definió ante Sara, inoperante otra vez. Un gol que hunde al Betis un poco más y deja a Mel en una situación cercana a la destitución.

Comentarios

Comentarios no disponibles