Florentinato: la felicidad duró lo que duró Vicente del Bosque

Real Madrid | Capítulo I

Florentinato: la felicidad duró lo que duró Vicente del Bosque

Florentinato: la felicidad duró lo que duró Vicente del Bosque

Chema Díaz

Si contamos los dos periodos de Florentino como presidente, justo ayer se cumplieron diez años de su presencia al frente del club. Sin duda, le fue mejor con Del Bosque...

Florentino Pérez llegó a la presidencia del club el 17 de julio del año 2000. Una nueva era, la del siglo XXI, la de los Galácticos. Fueron los tiempos felices de Zidanes y Pavones, que finalizó con su dimisión el 27 de febrero de 2006. "He malcriado a la plantilla", fueron sus últimas palabras. Luego inició su segunda etapa, desde el 1 de junio hasta ayer. El Florentinato ha cumplido diez años.

En esta primera entrega repasamos los 1.072 primeros días de Florentino, justo el tiempo que permaneció Del Bosque en el banquillo del equipo blanco. La felicidad duró hasta que decidió no renovar al salmantino (2003).

Florentino asumió la dirección del club más laureado del siglo XX con una deuda de 257,8 millones de euros (hoy en día asciende a 541 millones), pero con las promesas de sanearlo (gracias sobre todo a la recalificación de la antigua Ciudad Deportiva), de remodelar y ampliar el Bernabéu (10.000 asientos más), del fichaje de un Galáctico por temporada y de una nueva y moderna Ciudad Deportiva para seguir sacando Pavones. Los Galácticos fueron Figo (60 millones), Zidane (75) y Ronaldo (45).

Cantera. El ambiguo discurso de la modernización afectó a la cantera. Limpiaron la estructura formada por Del Bosque, Molowny y Malbo, que funcionaba como la seda. Valdano puso a Ramón Martínez al frente del organigrama y se eligió a Alberto Giráldez como su mano derecha para mantener la nueva filosofía, desde 2003 con los Ronaldos y Portillos. Lo cierto es que los seis títulos de Del Bosque sostuvieron el proyecto. Sin Vicente, ni felicidad ni éxitos...

Comentarios

Comentarios no disponibles