Competición
  • LaLiga SmartBank
  • Fórmula 1
  • MotoGP
  • Liga Endesa ACB
  • Moto3
  • Clasificación Eurocopa
  • Final ATP World Tour
Liga Endesa ACB
Herbalife Gran Canaria CAN

-

UCAM Murcia MUR

-

Valencia Basket VAL

-

Casademont Zaragoza ZAR

-

Kirolbet Baskonia BAS

-

Montakit Fuenlabrada FUE

-

Final ATP World Tour
stefanos_tsitsipas Stefanos Tsitsipas Stefanos Tsitsipas
-
stefanos_tsitsipas Stefanos Tsitsipas Stefanos Tsitsipas
-

El Betis desborda al Valencia con Salva Sevilla a los mandos

BETIS 3 - VALENCIA 1

El Betis desborda al Valencia con Salva Sevilla a los mandos

El Betis desborda al Valencia con Salva Sevilla a los mandos

Toni Rodriguez

Diario As

Dos goles del mediapunta y otro de Jorge Molina en 45 minutos fantásticos del Betis dejan al Valencia de Djukic en una situación delicada.

Media hora de vendaval de juego bastó al Betis para derrotar a un Valencia muy blando, al que los verdiblancos superaron en todas las facetas del juego y que sólo sobrevivió a la goleada por los fallos y el cansancio bético de la segunda parte. Salva Sevilla lideró al equipo verdiblanco con dos goles y un gran juego entre líneas y Molina, que superó siempre a la defensa ché, hizo el otro tanto y fue el primer pilar de una presión local casi perfecta. El partido aumenta las dudas valencianistas, que han perdido todo tras ganar en la primera jornada, y supone la primera victoria para el Betis de Mel justo en una semana de tres choques, con Europa League de por medio, para ambos equipos.

Cuando menos se esperaba apareció un Betis brillante, inspiradísimo en el último pase, rápido por las bandas y demoleador en la pegada. Un Betis que llegaba sin dos lesionados, sus dos futbolistas a priori más desequilibrantes, y lo de a priori va sólo por Verdú, que aún no ha mostrado ni de lejos su mejor versión. Rubén Castro tampoco estaba pero su ausencia, medida por un camión de goles, nunca fue un inconveniente virtual, sino tan real como la vida misma: el canario significa mucho para este Betis al que ha liderado junto a Mel durante los últimos cuatro años. Pero junto a ellos dos, provenientes también de las catacumbas de Segunda, hay otros jugadores a los que se ha calificado de 'segunda unidad' pero cuya labor ha sido también fundamental en el renacimiento verdiblanco: Salva Sevilla y Jorge Molina. Ayer fueron ellos las grandes estrellas.

A los 25 minutos, el Valencia no había cometido ni una sola falta. Por eso y por algunas cosas más perdía 2-0 con un Betis que ya campaba a sus anchas por la zona ancha. Y eso que Djukic había sacado un equipo que, parecía, iba a tener el balón: espejismo, salvo unos primeros buenos minutos de Banega. El argentino, Parejo y Oriol Romeu fueron un muñeco en manos de la inspiración de Salva. El almeriense dio el primero a Molina (9'), marcó el 2-0 tras una magnífica jugada colectiva del Betis (23') y antes de hacer el 3-0 (34') tuvo otra clarísima. Casi siempre en sociedad con Jorge, la otra gran estrella de una constelación verdiblanca en la que también brillaban Matilla, Juanfran y Vadillo en ataque y Amaya, un cacique en defensa. La perla de la cantera bética se marcó una carrera imposible, que recordó tanto a la de su ídolo Cristiano, para habilitar a Salva en el 3-0 (34’).

Era la noche de Salva, un demonio cada vez que se acercaba al área. Antes del descanso, el almeriense tuvo también el cuarto en sus botas mientras el Valencia intentaba sacudirse el temporal con el único argumento de Pabón, que lo intentaba por banda en su regreso a Heliópolis.

 Peor no podía salir el Valencia del vestuario. Así que pasó a tener el dominio, y alguna ocasión como una falta bien lanzada por Dani Parejo, y un gol incluso (3-1, 67’), de Ricardo Costa a balón parado, que le daba vida cuando el Betis seguía teniendo ocasiones aunque esta vez fallándolas. Molina, Matilla, Cedrick, Xavi Torres... Diego Alves sostenía a su equipo en el partido y Jonás pudo meterlo más aún de haber estado más rápido en una contra. Con la incertidumbre de un marcador apretado, pero con peligro a la contra, el equipo verdiblanco sufrió algo por su cansancio hasta que se llegó al pitido final.

Comentarios

Comentarios no disponibles