Liga Endesa ACB
Murcia MUR

-

Estudiantes EST

-

Real Betis BET

-

Tenerife TEN

-

Obradoiro OBR

-

Baskonia BAS

-

Burgos BUR

-

Bilbao Basket BLB

-

Fuenlabrada FUE

-

Gipuzkoa B. GBC

-

Joventut JOV

-

Unicaja MAL

-

Copa Sudamericana
NBA
FINALIZADO
Boston Celtics BOS

96

Cleveland Cavaliers CLE

83

ATP Ginebra
Lukas Rosol ROS
-
Steve Johnson JOH
-
Andreas Seppi SEP
-
Peter Gojowczyk GOJ
-
Sam Querrey QUE
-
Guido Pella PEL
-
Tennys Sandgren SAN
-
Fabio Fognini FOG
-
Stan Wawrinka WAW
-
Marton Fucsovics FUC
-
WTA Núremberg
FINALIZADO
Katerina Siniakova SIN
(1)
Veronica Cepede Royg CEP
(1)
Kiki Bertens BER
-
Mona Barthel BAR
-
Yulia Putintseva PUT
-
Alison Riske RIS
-
Johanna Larsson LAR
-
Kristyna Pliskova PLI
-
WTA Estrasburgo
EN JUEGO
Ashleigh Barty BAR
Qiang Wang WAN
Anastasia Pavlyuchenkova PAV
-
Zarina Diyas DIY
-
Su-Wei Hsieh HSI
-
Mihaela Buzarnescu BUZ
-
Dominika Cibulkova CIB
-
Samantha Stosur STO
-

Letra de Modric, música de Isco

REAL MADRID 3 - ATHLETIC 1

Letra de Modric, música de Isco

Letra de Modric, música de Isco

Magnífico partido del croata en el quite y la creación y dos goles del malagueño. Cristiano se estrenó con un gol de cabeza. El Athletic quiso ser valiente y aguantó veinte minutos.
Grecia-Croacia en directo online: repesca Mundial 2018

Madrid

En lo que va del desayuno al aperitivo se merendó el Madrid a un Athletic valiente, riguroso, con un plan y sin pegada ni salero. Su trabajo y cierta pereza blanca en el inicio dieron lustre y equilibrio aparente a un partido que ganó quien más tiene y quien mejor aprovecha sus balas. Ganó también quien cuenta con Modric, metido a magnífico todoterreno, e Isco, el comandante que dirige a los generales. Uno puso la música y otro la letra. El liderazgo del malagueño ha devorado a Özil, cuyo papel ha adelgazado tanto que le ha conducido al banquillo. Ancelotti parece inclinado ahora al valor energético de Di María, que respondió con dos asistencias y una actuación de mérito. Y marcó Cristiano, hecho con propiedades curativas para su juego. Sin gol, descompone su figura y entra en el lado oscuro, si es que lo tiene un futbolista que navega siempre entre el notable y la matrícula de honor.

En cualquier caso, hay tarea para rato. Khedira sigue perdiendo presencia, Benzema no acaba de romper y el centro del campo sufre momentáneas pérdidas de autoridad, aunque desde la victoria cuesta menos corregirse.

Al Madrid le costó cogerle el hilo al partido matinal y se vio enfangado en la fiereza y la coordinación del Athletic, que procuró ser siempre un equipo corto y unido, muy advertido frente a las emboscadas y la caballería del rival que tanto cultivó Mourinho. Valverde se reservó a Herrera, azotado por la última tormenta del mercado, y se protegió con Mikel Rico e Iturraspe por detrás de Beñat, al que le cuesta meterse en el papel de mediapunta. Es un jugador sedentario y se notó. Con todo, el Athletic ofreció valor, presión adelantada y cierta intención ofensiva en los primeros veinte minutos mientras el Madrid aún bostezaba.

Luego, el partido caminó en otra dirección a toda velocidad. Porque el Madrid de Ancelotti tiene más registros. Modric ha encontrado continuidad. No se siente ya jugador de paso, refresco de los importantes. Ahora él es de los importantes. Fue el remolque del equipo, el que le llevó del equilibrio al dominio. Llegó con toque y se ha autoimpuesto el quite. Un año después, asoma el valor que se le suponía. Y después apareció Isco, que ofrece una fantástica interpretación del último pase. Normalmente para darlo. Hoy, para esperarlo. Aguardó el fantástico envío de Di María y la distracción de Iraola en mantener la línea para recibir, controlar y superar a Herrerín con la naturalidad del veterano. Fue la primera jugada de verdad amasada por los centrocampistas del Madrid, equipo que exprime al límite la pérdida del rival.

El gol dejó en precario al Athletic, que aún respondió en una falta de Beñat que persiguió la escuadra de Diego López y en un lanzamiento de córner que casi conduce a la perdición a Cristiano. Su despeje rozó el autogol, antes de sacudirse la ansiedad con un cabezazo franco y limpio que supuso el 2-0. Fue estupendo el envío a balón parado de Di María y censurable el descuido de la defensa del Athletic. Un gol en un momento clave de los que arruinan una semana de estudio del entrenador.

Por el gol y por el cuarto de hora anterior cambió Valverde el motor. Retiró a sus dos mediocentros, devolvió a Beñat su papel de lanzador y metió un galgo, De Marcos, en la mediapunta. También despertó a Muniain, que acabó marchándose lesionado. Una agitación que mejoró la imagen del Athletic pero que cambió poco el partido. Si acaso sacó al Madrid del centro del cuadrilátero, pero a la contra el equipo blanco sigue sintiéndose cómodo. Cristiano menudeó como segundo punta; Benzema apareció poco, aunque le dio el tercero a Isco; tuvieron minutos Casemiro y Jesé, otro jugador para darle gusto a la grada; e Ibai consoló al Athletic sin que nada haya que imputarle a Diego López mientras el Madrid repartía ocasiones y lujos en pleno descenso. Ancelotti hornea el equipo sin perder el pleno.

Comentarios

Comentarios no disponibles