El Rayo se divierte y sólo Miku le quita la pena al Getafe

RAYO 1-GETAFE 1

El Rayo se divierte y sólo Miku le quita la pena al Getafe

El Rayo se divierte y sólo Miku
le quita la pena al Getafe

Dani Sastre

De los nuevos, Larrivey fue el que más brilló en el Rayo. Por su gol, claro, y por sus ganas. El tercer meta franjirrojo fue el héroe en los penalrtis. El Getafe, a mejorar.

El Rayo se lo pasó en grande. Antes, durante, en los penaltis, que ganó, y después del partido. Con colas en las taquillas al reclamo de esas golosas entradas a tres euros (¡qué acierto!), con alegría en las gradas y con buen juego en el campo. De paso, le dio qué pensar al Getafe, que no olió la portería hasta que no salió Miku. Si la temporada pasada tuvo poco gol, ésta no parece que vaya a tener mucho más. De seis partidos de pretemporada sólo ha logrado anotar en tres.

El Rayo fue el primero en aparecer, primero con un disparo lejano de Larrivey y de inmediato con una internada profunda de Lass que perforó todas las líneas del Getafe hasta llegar a la de fondo.

En el Getafe no había una sola cara nueva que llevarse a la retina. La novedad estuvo en el cuerpo, en el sistema, pues en diferentes fases del partido Luis García usó un 4-1-4-1, primero con Borja como único pivote y luego con Lacen.

Dominaba el Rayo el partido al gusto. En el Getafe no hubo anuncio de buenas noticias en el césped (sólo un remate de cabeza a Álvaro) y menos en las oficinas, pues antes del descanso se conocía la venta de Xavi Torres al Betis.

El Getafe pierde a su eje, al que extrañó ayer. Le vendría bien un Trashorras, domador del balón y del rival e instructor de juego para sus compañeros. A Trashorras lo tiene el Rayo y sabe que, aunque sea uno más en número, lo es todo para su juego.

De los nuevos, Larrivey fue el que más brilló cogió, por su gol, claro, y por sus ganas. Que vaya a marcar muchos goles no es seguro (falló uno cantado en el 52’), pero que no va dar aire a la defensa contraria, sí. También gustó Saúl, muy correcto a pesar de hacerle jugar de central.

La pasarela de cambios de la segunda parte dejó apuntes que apreciar. La rapidez coordinada del colombiano Mojica, las ganas de Sarabia aún jugando por la derecha

Pasan los años pero hay cosas que no cambian, como los gritos bucaneros pidiendo la marcha del presidente Presa. En cuanto el partido se cae (lógico en un partido con veinte cambios, concretamente 19), la grada de Vallecas se viene arriba acordándose del presidente

Comentarios

Comentarios no disponibles