El Espanyol va tomando forma aunque aún le falta el gol

MONTPELLIER 0 - ESPANYOL 0

El Espanyol va tomando forma aunque aún le falta el gol

El Espanyol va tomando forma aunque aún le falta el gol

Carlos Mira

Debutó Pizzi y el equipo titular se acerca al que se espera para la Liga. Los de Aguirre dominaron, pero faltaron recursos en ataque.

Pizzi, que debutó en el Espanyol de titular, en la mediapunta y con el ‘10’, la herencia de Joan Verdú, era la gran atracción a priori en Canet-en-Roussillon contra el Montpellier. Y el portugués, que jugó 75 minutos y se retiró renqueante de su tobillo izquierdo, ofreció algún destello de su esperada clase, pero le faltó acoplamiento. Sidnei, el otro previsible debutante, se limitó a calentar durante 20 minutos. En cualquier caso, el Espanyol disputó un honroso partido del que sacó un empate trabajado al Montpellier.

Además, Aguirre dispuso de entrada una alineación en la que se podían ya atisbar similitudes con lo que se verá en Balaídos el lunes 19, con salvedades como la ausencia de Stuani por lesión. De inicio, eso sí, se palpó la mayor intensidad de los franceses, a solo siete días de estrenarse en la Ligue 1. A balón parado arribó, en el 10’, la primera acción peligrosa: una falta botada por Cabella que Hilton cabeceó alta. Casilla irrumpió cinco minutos más tarde para anticiparse a Herrera. En el 18’ se produjo una situación similar, pero en el otro área: un centro de Mattioni en el que Pionnier salta antes y mejor que Pizzi.

Era la primera llegada de un Espanyol que fue estirando líneas y que incluso pasó a dominar progresivamente, con tímidas aproximaciones en faltas laterales, botadas cronológicamente por Pizzi, Wakaso y Lanzarote. La de este último, en el 45’, se fue envenenando hasta que Pionnier atajó el esférico en la línea de gol.

Más animosos aún se vio a los pericos en la reanudación, haciéndose dueños del timón como si no llevaran 24 días sin descansar. Pronto David López se aproximó al gol en un centro desde la derecha que peinó alto, en el 55’. Tal era la hiperactividad del Espanyol que Fuentes, nada más entrar, estuvo a punto de convertir en propia meta un rechace. El lateral se redimió después al desarmar una contra letal de Herrera. Una falta bien botada por Simao, y desviada a córner por la barrera, fue lo más destacable de un amistoso en el que se vio un Espanyol que toma forma pero que porfió todo su peligro al balón parado.

Comentarios

Comentarios no disponibles