Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

Un gol de Bertolacci en el 94’ deja primero de grupo a Italia

EUROPEO SUB-21

Un gol de Bertolacci en el 94’ deja primero de grupo a Italia

Un gol de Bertolacci en el 94’ deja primero de grupo a Italia

ATEF SAFADI

EFE

Final de locos en el Bloomfield de Tel Aviv. Strandberg, de penalti, marcó el 1-0 en el 89’ pero Italia, sin Verratti, igualó en el descuento y mantuvo el liderato.

Tel Aviv

Un final de locos en el Bloomfield de Tel Aviv dejó a Italia primera del grupo A gracias a un gol rocambolesco de Bertolucci en el 94’ que igualó otro de Strandberg en el 89’, conseguido en un penalti que Noruega tampoco había celebrado con demasiado entusiasmo. Fue un desenlace realmente extraño porque apenas cinco minutos antes de la conclusión la afición había criticado la desgana de ambos equipos. Desde luego, puede decirse que si fue un biscotto, el guionista fue un osado. La Italia de Verratti, esta vez suplente, líder. España necesita ganar a Holanda para evitarla.

La Baby Italia que ha acumulado elogios en la primera fase pasó como líder con ese surrealista empate. Debieron ganar los Azzurrini, pero no estuvieron finos, especialmente Destro, que falló un gol cantado, aunque más de uno asegura entenderlo viendo pasear por las zonas mixtas a su novia, Ludovica Caramis.

Mangia es consciente de que le espera una semifinal durísima, así que no le importó prescindir de un buen puñado de sus titulares: además de Verratti, que estaba advertido de sanción, no jugaron Florenzi, Inmobile, Gabbiadini y Borini. Y atención porque Insigne, el diminuto pero habilísimo jugador del Nápoles, sigue sin estar ni en la lista. Los doctores italianos confesaron que temieron que tuviera una fractura, pero aunque la entrada de Golasa (que fue expulsado con justicia) no se quedó en tanto, el nuevo pupilo de Rafa Benítez sigue estando entre algodones. No estaba ni en la lista oficial de suplentes.

Ojo a Italia, que sería un rival de empaque en semifinales. Además del mencionado Destro, Saponara y Gabbiadini perdonaron hasta que un error de Caldirola, que agarró a Strandberg, hizo temer lo peor a los italianos, que han sido el mejor equipo de lejos y que, de pronto, se veían segundos. Lo arregló Bertolacci. España lo supo de camino a Herzliya después de entrenarse en Petah Tiqwa. Ya sabe que sólo le sirve ganar a Holanda para evitar una semifinal terrorífica.

Comentarios

Comentarios no disponibles