Giovani ejecuta al Celta de Vigo y deja con vida al Mallorca

MALLORCA 1 - CELTA 0

Giovani ejecuta al Celta de Vigo y deja con vida al Mallorca

Giovani ejecuta al Celta de Vigo y deja con vida al Mallorca

MONTSERRAT T DIEZ

EFE

El delantero mexicano anotó el único tanto del partido en el 93'. El triunfo da aire al Mallorca y hunde aún más al Celta en la clasificación.

Un futbolista de primera clase decidió ayer un encuentro en el que imperaba el miedo. Giovani dos Santos dio una lección magistral de cómo jugar al fútbol al borde del abismo. No le tembló el pulso en ningún momento, utilizó su enorme calidad siempre que tuvo opción y tiró de un equipo que por muchos minutos parecía decidido a tirarse por un barranco.

El Celta le regaló la posesión a los baleares, pero estos no sabían que hacer con el balón en los pies. Los vigueses se encontraban cómodos jugando a la contra y Álex López tuvo el gol en sus botas. Bermejo se lo puso en bandeja, pero el ferrolano erró en el mano a mano ante Aouate. A partir de ahí, los locales empezaron a temblar. Les entró el pánico y ahí emergió la figura de Giovani. Ejecutó dos faltas lejanas con precisión y obligó a Varas a intervenir. Acto seguido, lanzó dos centros perfectos, también a balón parado, que sus compañeros Alfaro y Bigas no supieron aprovechar.

El descanso le vino muy bien al Celta y muy mal a Gil Manzano. Tras la reanudación, los gallegos se lanzaron en busca del gol, pero se toparon con su falta de puntería y con la ceguera del colegiado extremeño. Vila estuvo a punto de inaugurar el marcador de cabeza tras un buen centro de Krohn-Dehli, pero le faltó fe en el remate. Entonces comenzó el show de Gil Manzano. El trencilla no vio dos clamorosos penaltis cometidos por Geromel, uno sobre Bermejo y otro sobre Túñez. Se encontraba bien colocado, pero obvió lo evidente y dejó al Mallorca con vida.

El paso de los minutos aumentaba el conformismo de ambos equipos. Ninguno contaba con Giovani. El mexicano esperó al último suspiro para completar un encuentro excelso. Su gol sobre la bocina manda al Celta al infierno y deja al Mallorca con mucho aliento, a un solo punto de la salvación.

Comentarios

Comentarios no disponibles