El Deportivo camina imparable y el Real Zaragoza se hunde

DEPORTIVO 3- REAL ZARAGOZA 2

El Deportivo camina imparable y el Real Zaragoza se hunde

El Deportivo camina imparable y el Real Zaragoza se hunde

Cabalar

EFE

Remontada y tercer triunfo consecutivo del equipo de Vázquez, que fue expulsado. Marcaron Bruno Gama, Marchena, Abraham (p.p.), Postiga y Montañés.

El ¡Sí se puede!, el grito de salvación de la pasada temporada del Zaragoza, es ahora el lema de un Depor que ayer hizo besar el suelo al creador de la frase de la esperanza. Los coruñeses, con su tercera victoria consecutiva, están ya a un punto de la permanencia, que marca precisamente un Zaragoza que sigue sin ganar en 2013 y es la cruz de la moneda con su trayectoria descendente y cuyo único consuelo es mantener el golaverage particular.

El partido fue vibrante y loco, pero la lógica indicaba que la mayor necesidad era cosa del Depor, y así se vio desde el principio. A los siete minutos, Riki ya había probado a Roberto tras un gran pase de Manuel Pablo. A los once, tras una buena jugada colectiva, Bruno Gama recibía de Valerón y batía al meta maño tras pintar a Sapunaru.

El mérito del Zaragoza en ese momento fue no descomponerse y seguir fielmente las instrucciones de Jiménez. Sin Apoño, colocación, intensidad y verticalidad esperando, o provocando, según se entienda, el error del rival. El primero en cometerlo, y de forma gruesa, fue Aythami. El canario despejó de puños un centro al área de Edu Oriol y Hélder Postiga no perdonó desde los once metros. El segundo fue de Manuel Pablo, que buscó un innecesario regate que acabó en robo, pase perfecto de Movilla y definición con clase y sin nervios de Montañés.

Como le ocurrió al Depor, la ventaja le duró al Zaragoza cinco minutos. Esta vez el gol llegó a balón parado. Abel Aguilar, dueño y señor de los cielos, cabeceó un rechace de una falta lateral para que Marchena batiese a un Roberto que antes había amargado a Pizzi, Riki y el propio mediocentro colombiano. Así, sin tiempo para respirar, disfrutar o sufrir, se marcharon los dos gladiadores al merecido descanso.

La fórmula elegida para el empate, el juego aéreo, debió convencer a Vázquez, que mandó insistir en esa vía en la reanudación. A cabezazo limpio, con un Abel Aguilar imperial, el Depor desnudó al Zaragoza. Un palo, Loovens sacando bajo palos y finalmente gol. Fue de Abraham en propia puerta, pero gracias a Abel Aguilar. Los maños pidieron falta del colombiano a Roberto en el área pequeña, lo mismo que minutos antes los coruñeses pidieron la segunda amarilla para Sapunaru por una clara falta.

El tercer gol por fin inclinó la balanza y la resistencia de lZaragoza, sobre todo tras la justa expulsión de Abraham a nueve minutos del final.

Comentarios

Comentarios no disponibles