LaLiga Santander
LaLiga 1,2,3
Reus Reus REU

-

Córdoba Córdoba COR

-

Mundial de Clubes
Esperance Esperance ESP

-

TBC TBC

-

Serie A
Inter Inter INT

-

Udinese Udinese UDI

-

Liga Holandesa
Zwolle Zwolle ZWO

-

NAC Breda NAC Breda NAC

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Excelsior Excelsior ECL

-

Heracles Heracles HCL

-

PSV PSV PSV

-

Vitesse Vitesse VIT

-

VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

-

Liga Belga
Kortrijk Kortrijk KOR

-

Brujas Brujas BRU

-

Lokeren Lokeren LOK

-

STVV STVV STR

-

Eupen Eupen EUP

-

Royal Excel Mouscron Royal Excel Mouscron RMP

-

Royal Antwerp Royal Antwerp RAN

-

Waasland-Beveren Waasland-Beveren WAS

-

Liga Rumana
FC Voluntari FC Voluntari VOL

-

Astra Giurgiu Astra Giurgiu AGI

-

Gaz Metan M. Gaz Metan M. GMM

-

FC Hermannstadt FC Hermannstadt HER

-

D. Bucarest D. Bucarest DBU

-

Universitatea Craiova Universitatea Craiova UCR

-

Liga Turca
Sivasspor Sivasspor

-

Ankaragücü Ankaragücü ANK

-

Caykur Rizespor Caykur Rizespor RIZ

-

Alanyaspor Alanyaspor ANY

-

Konyaspor Konyaspor KON

-

Kasimpasa Kasimpasa KAS

-

Basaksehir Basaksehir BAS

-

Galatasaray Galatasaray GAL

-

Liga Endesa ACB
Tenerife TEN

-

Baskonia BAS

-

Burgos BUR

-

Valencia VAL

-

Obradoiro OBR

-

Estudiantes EST

-

BC Andorra AND

-

Gipuzkoa B. GBC

-

NBA
Orlando Magic ORL

-

Utah Jazz UTA

-

FINALIZADO
Charlotte Hornets CHA

124

New York Knicks NYK

126

FINALIZADO
Boston Celtics BOS

129

Atlanta Hawks ATL

108

FINALIZADO
Philadelphia 76ers PHI

101

Indiana Pacers IND

113

FINALIZADO
Cleveland Cavaliers CLE

102

Milwaukee Bucks MIL

114

FINALIZADO
Brooklyn Nets BKN

125

Washington Wizards WAS

118

FINALIZADO
Memphis Grizzlies MEM

97

Miami Heat MIA

100

FINALIZADO
Sacramento Kings SAC

125

Golden State Warriors GSW

130

FINALIZADO
Portland Trail Blazers POR

128

Toronto Raptors TOR

122

FINALIZADO
Denver Nuggets DEN

109

Oklahoma City Thunder OKC

98

Liga Griega
PAS Giannina PAS Giannina PAS

-

Panionios Panionios PAN

-

Aris Aris ARI

-

Panetolikos Panetolikos PAN

-

Asteras Tripolis Asteras Tripolis AST

-

OFI Creta OFI Creta CRE

-

Liga Iberdrola
Levante UD Femenino Levante UD Femenino LEVF

-

Athletic Club Femenino Athletic Club Femenino ATHF

-

Rayo Vallecano Femenino Rayo Vallecano Femenino RAYF

-

Valencia CF Femenino Valencia CF Femenino VALF

-

FC Barcelona Femenino FC Barcelona Femenino FCBF

-

EDF Logroño EDF Logroño LOGF

-

El campeón volvió en París

FRANCIA 0 - ESPAÑA 1

El campeón volvió en París

El campeón volvió en París

EFE

Un gol de Pedro le devolvió a la Selección el liderato del grupo en un partido duro y competido. Milagrosas paradas de Valdés. Francia acabó diez. Benzema se fue silbado.

Con más entereza que fútbol, con más carácter que soberanía, España sacó la cabeza del agua en París. El gol de Pedro nos evitará muy probablemente la repesca, que era más contratiempo y riesgo que deshonor, después de un partido macho y con miga en el que Víctor Valdés tuvo efecto milagroso. El choque quedó en sus manos después de un largo pleito ante una Francia reconstruida y vigorosa a la que le fallaron Benzema, otra vez silbado, y la falta de tablas. Esta vez no hubo atracón de pelota, como ante Finlandia, y sí un sentido práctico del fútbol, bajo la instrucción de Xabi Alonso, que nos redime de descuidos y distracciones.

Francia entró con muelles al partido. Saludó con una chilena de Valbuena y un trallazo lejano de Matuidi antes de los dos minutos. Ambos muy lejos del blanco pero que resultaron fuegos artificiales para meter al público en la fiesta. Y de inmediato, la realidad a la que debía enfrentarse España: una línea defensiva muy adelantada para que lo tuviera que suceder lo hiciera lejos de Lloris; un mediocentro ancla, Pogba, para quitarle las ocurrencias a Xavi, y dos más, Cabaye y Matuidi, fuente de energía del gallo, que sin la pelota se adentraban en campo enemigo y desbordaban a Valbuena y Ribery en busca de Busquets y Xabi Alonso. Ni un asomo de discutir por la pelota, entregada a España sin resistencia. La virtud de la posesión la dio por perdida de antemano.

Francia tuvo más capacidad pulmonar que inventiva, se propuso conceder poco y no ofreció demasiado apoyo a Valbuena, un gran agitador, un jugador explosivo en corto, y Ribéry, siempre inquietante. Menos aún a Benzema, aquí gato triste y azul. Llegaron tarde al arreón final.

Aquella obediencia táctica de los franceses debió venirse abajo a los cuatro minutos, cuando Iniesta metió un pase de exposición a la espalda de Jallet y Monreal lo mejoró con un envío preciso en fuerza y colocación a Xavi, al que el regaló le pilló desacomodado. A menos de diez metros y con Lloris entregado, disparó alto. Una medida de gracia que alivió a Francia.

A partir de ahí, Xabi Alonso se echó a los lomos el partido y mandó España sin exageraciones ni grandes oportunidades, porque no supo excarcelar a Villa de la pareja Varane-Koscileny y tampoco se abrió horizontes por las bandas. Iniesta participó poco, dato horrible por inusual, y Pedro lo intentó casi todo de fuera hacia adentro. A menudo se perdió en el bosque cuando la ocasión exigía vencerse a la banda sacar de la trinchera a los franceses. Xavi no nos abrió demasiadas puertas desde su rol de enganche ni sincronizó bien la transición. Llegó justo de salud y se notó.

Tampoco Kassai estuvo de nuestra parte, ni de la justicia. Le perdonó una amarilla de manual a Jallet por una entrada que dejó quebrantado a Iniesta y se hizo el ciego en un penalti indisimulado de Lloris a Pedro. El meta atropelló, en arranque desesperado, al azulgrana cuando este se preparaba el gol a puerta vacía. El húngaro se ahorró la infracción y la roja. Y el percance pudo ser mayor porque Valdés le sacó, casi de inmediato, un mano a mano a Ribéry previo grueso error de Piqué. El susto nos duró hasta el descanso.

En la segunda parte regresó el acordeón francés, que se estiró de salida y se encogió de inmediato. El primer impulso le llevó dos veces ante Valdés, obligado a una salida de alto riesgo. También probó Benzema, sin puntería en su cabezazo. Pero en cuanto Xabi Alonso filtró un gran pase a Iniesta, cuyo disparo alcanzó con la punta de los dedos Lloris, volvió a presentir el peligro. Fue más que una intuición, porque antes del primer cuarto de hora la Selección dio en el clavo. Pedro abrió a la izquierda e inició un sprint hasta el corazón de área, y allí le llegó el envío del fantástico Monreal, que supo controlar, esperar, adivinar y asistir. El remate del azulgrana, forzado, caminó a la red tras tocar en la cara de Lloris. No le dio tiempo al meta para poner otra barrera.

Del Bosque tenía a Navas al borde del campo y estaba a punto de dar un paso atrevido y retirar un mediocentro. Con el gol llegó un volantazo no demasiado brusco. Entró el sevillista (nunca sobra un gran extremo), se marchó un Villa poco chisposo y se mudó Pedro a la parcela del nueve, de donde acababa de sacar petróleo. Y el partido perdió la cabeza, porque Navas, al que inexplicablemente se ahorró Del Bosque ante Finlandia, desencuadernó a la defensa francesa. Se cenó a Evra y sacó a los centrales de su vida sedentaria. Pero también la Roja caminó de sobresalto en sobresalto, entre el empeño de Ribery y el juego aéreo al que se apuntó siempre Varane.

Y con el partido puesto a hervir, a Francia le perdió su falta de tablas. Pogba vio dos tarjetas amarillas en un minuto. Ambas indiscutibles, ambas innecesarias, ambas imperdonables. Una rendición absurda y precipitada, una concesión fatal ante la mejor Selección del mundo, por estilo y, como en París, por carácter. También por banquillo. Monreal estuvo a la altura de Jordi Alba y Víctor Valdés, con un increíble juego de manos tras cabezazo de Evra, a la de Casillas en el truco final. Viva el plan B.

Comentarios

Comentarios no disponibles