Temas del día

El 'Plan B' se llama puntería

Mallorca 2 - Barcelona 4

El 'Plan B' se llama puntería

El 'Plan B' se llama puntería

Máxima eficacia de un Barça que se complicó un partido ganado. Leo Messi, dos goles, supera ya a Pelé en un año natural. Aouate ayudó a la goleada.

Sin jugar mejor que en Celtic Park, el Barça ganó tres puntos en Mallorca marcando cuatro goles y encajando dos, tal y como pasó en Glasgow. Un triunfo que asienta al Barça en su escapada al frente de la Liga (ya van seis triunfos a domicilio), pero que deja en cueros a los defensores de un 'Plan B' para el juego culé. Ante equipos cerrados, como lo fue el Mallorca, la única receta pasa por tener puntería. Ayer, el Barça estuvo certero en los últimos metros y eso se traduce en cuatro goles. Messi, que dio la sensación de jugar a medio gas, es el mejor ejemplo de esto. Sin despeinarse marcó dos que le permiten superar a Pelé. Lleva 76 goles en un año natural y está a 9 de Gerd Müller. Un verdadero escándalo.

Siguiendo la comparación respecto a la derrota del miércoles, en Champions, el Mallorca realzó el mérito del Celtic. Es muy difícil estar tan concentrado durante 90 minutos. Especialmente ante el Barcelona. El Celtic no cedió ni una falta en el borde del área. La primera que concedió el Mallorca fue gol. Para sobrevivir ante el Barça, tu portero debe de estar perfecto, Aouate, que es un magnífico guardameta, se equivocó una vez y supuso el 0-2. Y luego, claro está, aparecen Messi y la profundidad de banquillo del Barça, que puede contar con un jugador como Tello, que te revienta por la banda.

Pero el Barça es el Barça y el mazo que tiene delante se compensa con el Cristal de Bohemia que luce detrás. De nuevo los barcelonistas encajaron dos goles que casi se fabricaron ellos mismos al tiempo que cada pelota colgada al área era un parto. No descarten que el 'Plan B' famoso pase por el regreso urgente de Puyol, un tipo que mantiene a todos atentos durante 90 minutos.

Xavi rompe el partido. De salida, el encuentro no fue muy diferente del que se vivió en Glasgow. El Mallorca se tiró descaradamente atrás y tanto la posesión como la ocupación del terreno eran escandalosas a favor de los de Vilanova. A pesar de esta circunstancia, la primera gran ocasión de gol fue de los locales. Balón colgado al área del Barça y remate de Hemed que Valdés logró enviar a córner. La presencia de Piqué mejoró en algo la solvencia atrás, pero el Barça sigue sufriendo en estas jugadas.

El partido se rompió en cuanto Xavi colocó con escuadra y cartabón una falta en el ángulo superior derecho de Aouate. Con el 0-1 el partido tomaba otro cariz y los minutos finales de la primera parte fueron una tortura china para los baleares. Aouate se comió un tiro blandengue de Messi y Tello, casi en el descuento, marcó el 0-3 con su jugada favorita: recorte y chut con rosca al palo largo. Ahí tampoco se podría decir que el portero local estuviese de diez.

Llegar al descanso con 0-3 en contra ante el Barça era en otra época motivo para pedir la baja por depresión. Ahora no. Ahora el Barça de Tito se complica que es un primor. Primero Mascherano dudó en un balón ante Víctor y éste asistió a Pereira que fusiló a Valdés. Dos minutos después. El propio Víctor marcó de penalti claro. Volvían los nervios e incluso el Iberostar pareció un campo de fútbol. Pero la puntería de Messi no falla, devora récords y suma puntos.

El crack

Messi. Sin jugar un partidazo, fue decisivo. Dos goles que le permiten superar el récord de Pelé en un año natural.

¡Vaya día!

Aouate. Estatua en el primer gol y se comió el segundo. Levantar eso ante el Barça es casi imposible.

El dandy

Xavi. Otra lección del maestro de Terrassa. Golazo de falta y un recital de pases a sus delanteros.

El duro

Martí. Empezó revolucionado marcando el terreno. Vio la amarilla en la jugada que menos lo merecía.

Comentarios

Comentarios no disponibles