"Gracias a una charla de Gil remontamos al Barça"

Kosecki

"Gracias a una charla de Gil remontamos al Barça"

"Gracias a una charla de Gil remontamos al Barça"

Kosecki ha aparcado el 'look' rockero que tenía en los 90. Ha sido diputado durante siete años en Polonia y ayer se presentó, sin éxito, a las elecciones de su federación. Atleti y Osasuna le harán rememorar sus años en la Liga.

Ayer no fue elegido nuevo presidente de la Federación polaca. Ganó Boniek.

No ha podido ser.

¿Por qué se presentó?

Porque es necesaria una renovación profunda. En los últimos años la sombra de la corrupción se ha instalado y yo quería cambiar eso.

Le recuerdo de sus tiempos de jugador y nunca pensé que el Kosecki de aquel 'look' tan particular, casi como una estrella de rock, fuera acabar como político.

No me considero político. Soy alguien conocido en Polonia y presto mi apoyo a la Platforma Obiwatelska (el principal partido político en Polonia de tendencia conservadora, democristiana y liberal). Me siento una persona comprometida.

Mañana juega el Atléti frente a Osasuna, sus exclubes.

Pasé un año maravilloso en Osasuna y dos en Madrid, donde las cosas no salieron.

Usted llegaba a Pamplona en 1992. En Osasuna se encontró haciendo pareja con Urban. Los puntales eran dos polacos

Fue inolvidable. Me acuerdo de Pepín, los hermanos Larraínzar, Roberto... Pedro Mari Zabalza era una institución. Luego estaba El Sadar. La gente apretaba, éramos un rival incómodo. Y también me acuerdo del presi, Fermín Ezcurra. Hizo un trabajo enorme.

Su estilo llamó la atención en España. Era un segundo punta rápido y potente. ¿Fue por eso que le fichó el Atlético?

Con Osasuna lo hice bien. Precisamente, ganamos al Atleti con un gol mío. Después marqué también en el Camp Nou.

En el Atleti vivió dos años singulares. ¿Por qué?

Había mucha calidad: Caminero, Kiko, Simeone, Vizcaíno, Luis García, Manolo Pero seis entrenadores en una temporada es una gran locura. Todo eran nervios y así era imposible.

Pereira, Heredia, Cruz, Romero, Ovejero y D'Alessandro...

No daba tiempo a saber lo que querían. Nunca había vivido algo así y tampoco volví a vivirlo. Es que al año siguiente tuvimos otros cuatro técnicos.

Su mejor partido en el Atleti es uno de los más recordados. ¿Creían poder remontarle al Barça un 0-3 en el descanso?

Fue decisiva la charla de Gil en el descanso.

¿Cómo?

Sí, bajó al vestuario. Cuando le vimos aparecer nos decíamos: "Ya verás ahora". Pero no fue así. ¡Nos tranquilizó! Nos decía que teníamos que salir con confianza. Que nos olvidáramos de lo que había pasado. Nos sorprendió tanto que nos dio fuerzas para remontar.

Usted encendió a la grada.

Tuve la suerte de marcar a los dos minutos. Luego aquel zapatazo de Pedro y mi segundo gol. Luego le di a Caminero el último. Cami, ¡qué enorme futbolista!

Usted tiene aún un sitio especial entre la afición del Atlético. ¿Lo sabe?

Sí, me hicieron sentir especial. Sé que aún me tienen cariño y yo también.

Luego se fue a Francia. ¿Lamenta no haberse quedado para ganar el Doblete?

Eso es el fútbol. Con el Atlético me enfrenté a grandísimos equipos. Al Sevilla de Maradona, por ejemplo. Pero llegaba un entrenador nuevo (Antic) y lógicamente quería cambiar todo. Yo, en cambio, pude llegar a semifinales de la Champions.

Con el Nantes.

Un equipazo con Loko, Karembeu, N'Doram, Makelele, Ouedec, Pedros

¿Sigue al Atleti actual?

Sí, está plantando cara a Madrid y Barça.

Con Simeone de técnico...

Era un gladiador y ha transmitido eso al equipo. Arrastraba al vestuario y este Atlético juega con su mismo carácter.

Y con un Falcao sublime.

¿Y por qué no el Balón de Oro? Me recuerda a Hugo Sánchez y a Zamorano. Me temo que el Atlético tendrá difícil retenerle, pero ojalá se quede.

¿Y mañana con quién va?

Estaré dividido. Quiero que el Atleti se meta entre los grandes de nuevo y Osasuna siga en Primera. Es mi ilusión. Bueno, esa y ver a mi hijo Jakub en España. Juega en el Legia y, con 22 años, ya forma parte de la absoluta de Polonia.