Los aspirantes, a escena

Liga BBVA | Atlético - Málaga

Los aspirantes, a escena

Los aspirantes, a escena

jesús rubio

Duelo de invictos: el Atleti, con Falcao, recibe al Málaga

Y después del Clásico, duelo de aspirantes. Aunque la bipolaridad limita las ilusiones del resto, Atlético y Málaga se han ganado el derecho a soñar con sendos arranques fabulosos. Invictos y avasalladores, ambos son claras obras de entrenador, de dos técnicos distintos en estilo, pero iguales en eficiencia. Resulta imposible imaginar a Atleti y Málaga transitando a estas alturas sin Simeone y Pellegrini.

El carácter ganador del Cholo ha contagiado a un equipo que se había dejado la ambición en el siglo XX. Hoy el Atleti puede llegar líder al parón si el Barça no gana, aunque la mayoría de sus seguidores serían felices siguiendo segundos y con derrota madridista, no se engañen. En todo caso, el equipo es otro. Un equipo sólido como una catedral románica, que resiste cuando le falta su estrella, Falcao, que regresa hoy tras dos partidos de reposo. También se ha recuperado Arda del golpe en Cornellà y Simeone dará a Adrián la oportunidad de demostrar en un partido importante que sus síntomas de recuperación van en serio. La otra sorpresa del once puede ser Emre, que siempre que juega, gusta y aportaría un mayor control en mediocampo por delante de Gabi y el emergente líder Mario Suárez. En defensa, Godín está de dulce y veremos cuánto se atreven a subir Juanfran y Filipe, los verdaderos extremos atléticos, con Joaquín, Eliseu e Isco en sus inmediaciones.

En el Málaga, la serenidad de ese gran entrenador a menudo minusvalorado que es Pellegrini ha permitido al equipo salir indemne de un verano convulso de impagos y ventas. Semanas después, el Málaga estaba dando exhibiciones en Champions como si nada hubiera sucedido. Chapeau. Digna de estudio es la capacidad del chileno para recuperar a futbolistas que se daban por perdidos: Joaquín está jugando como siempre imaginamos que podría, Camacho ya no es una promesa incumplida y ahora llega Saviola, que sonaba a tiempos remotos, y se convierte en el delantero que tanto echó de menos la temporada pasada. Y luego está Isco, en pleno viaje supersónico hacia el estrellato. Y los imprevisibles zambombazos de Eliseu. Y una defensa que, sin hacer ruido, se ha convertido en la menos goleada de la Liga con sólo dos cicatrices. Y en el banquillo esperan el prometedor Portillo y veteranos peligrosos como Duda o Santa Cruz. Y aún le falta Toulalan, su capitán general, aunque Pellegrini haya logrado que casi no se note. Gran equipo, gran técnico.

Enemigos. Tremendo partido para cerrar la fabulosa doble sesión de hoy. Los dos favoritos abren fuego y detrás los dos equipos más en forma del momento defienden candidaturas. Queda mucha Liga, por supuesto, pero ambos se jugaron al sprint la última plaza de Champions el curso pasado y saben que están destinados a ser enemigos de nuevo. La primera herida da mucha ventaja. Veremos quién la inflige.