El duelo que empezó todo se repite 60 años después

Trofeo Bernabéu | Real Madrid - Millonarios

El duelo que empezó todo se repite 60 años después

El duelo que empezó todo se repite 60 años después

realmadrid.com

Millonarios y Madrid se reencuentran en el homenaje a Di Stéfano

Nadie imaginaba que el lunes 31 de marzo de 1952 se convertiría en una fecha trascendental en la historia del Real Madrid. Al fin y al cabo se trataba, como hoy, de disputar un partido amistoso, entonces enmarcado dentro de las celebraciones por las Bodas de Oro del club. Llovía (hoy también podría hacerlo) y el rival, al igual que esta noche, era el Millonarios de Bogotá, campeón de Colombia (ahora líder).

Al día siguiente, las crónicas del partido (2-4, para los visitantes) destacaron el nombre de un jugador rubio de 25 años. Así lo contó Juan Deportista en ABC: "El Millonarios es un equipo un poco pasado de edad, pero que proyecta su fútbol como un catedrático explica la lección. En él, un futbolista extraordinario sobresale muy por encima de los restantes: Di Stéfano. Es la iniciativa y la máquina de crear problemas. Con una movilidad tan extraordinaria que aparece y desaparece en todos los puestos, incluidos los de la defensa cuando los peligros arrecian".

Aquella tarde fue el inicio de una historia de amor que culminó con el fichaje de Di Stéfano en 1953 y que a continuación modificó para siempre el ADN del Madrid, que pasó de ganar dos Ligas (ambas con la República) a lograr más de la mitad de las que se han disputado.

Sesenta años después, no se podía encontrar mejor rival que el Millonarios para honrar a Di Stéfano, que ya fue homenajeado en 1967 contra el Celtic de Glasgow (1-0). Y para los colombianos es el mismo honor: La Saeta (267 goles en 294 partidos) ha sido el mejor futbolista de la historia del club (1949-1953).

Genio. La leyenda del homenajeado exigiría que lo amistoso terminara en los saludos iniciales. Sin embargo, el encuentro encaja a duras penas dentro del calendario. El Madrid viene de jugar el lunes en Vallecas y los colombianos, a falta de nueve jornadas para que termine la Liga Postobón, disputaron el pasado sábado el clásico bogotano contra el Santa Fe (2-1 para los azules).

En esas condiciones, lo lógico sería que los futbolistas menos habituales del Madrid se enfrentaran a un equipo poco tensionado, aunque lo integren los titulares del Millonarios (han de jugar por contrato). No obstante, tampoco parecía de gran trascendencia aquel partido de hace sesenta años cuando antes de comenzar 22 chulapas entregaron ramos de flores a los contendientes. Por ahí cabe una esperanza: el mismo genio que elevó aquel duelo hasta hacerlo histórico ocupará lugar en el palco de honor en el Trofeo que recuerda a Santiago Bernabéu.

Tampoco olvidemos que Los Millonarios (así llamados cuando comenzaron a fichar estrellas del fútbol argentino en 1939) han ganado parte de su gloria en las giras internacionales; de ahí otro de sus apodos: Los Embajadores.

También obligan el millón de colombianos que viven en España y la expectación generada en Colombia, que verá el partido a las 13:30. Añadan a Cristiano el insaciable y harán por no perdérselo, estoy por jurarlo.