El fútbol se vuelca con África y homenajea a Kanouté

FÚTBOl | CHAMPIONS FOR ÁFRICA

El fútbol se vuelca con África y homenajea a Kanouté

El fútbol español se volcó con los proyectos de ayuda en África que auspician UNICEF y la Fundación Kanouté durante el V ''Champions for África'', donde lo de menos fue el 7-4 final.

El fútbol español se volcó un año más con los proyectos de ayuda en África que auspician UNICEF y la Fundación Kanouté durante el V ''Champions for África'', donde lo de menos fue el 7-4 final para el equipo ''Champions'', sino la causa benéfica y el homenaje recibido por Freddy Kanouté, el gran ''embajador'' africano.

Bajo el lema "Jugamos en Sevilla, ganamos en África", se enfrentaron el Sevilla Fútbol Kanouté -nombre con el que jugó en honor a su gran ídolo- y la selección ''Champions for África'', con jugadores de un buen número de clubes españoles (Athletic, Atlético, Deportivo, Celta, Granada, Getafe, Valladolid, Zaragoza, Espanyol, Rayo, Xerez, Numancia, Alcorcón, Córdoba, Recreativo, Cádiz y Jaén).

En un partido muy emotivo y en el que se vivió una verdadera fiesta solidaria del fútbol, el Sevilla salió reforzado por el propio Kanouté, su máximo goleador extranjero con 136 goles en siete temporadas, y por otros siete excompañeros que también ganaron los seis títulos logrados por el equipo andaluz entre 2006 y 2010.

Así, además de Javi Navarro, que participó en el homenaje pero no jugó por su problema de rodilla, David Castedo, Aitor Ocio, Pablo Alfaro, el serbio Ivica Dragutinovic, el alemán Andreas Hinkel, Pep Martí y Diego Capel regresaron en medio de un ambiente festivo al Sánchez Pizjuán para estar junto a su compañero Kanouté, en esta ocasión para marcarle un gol a la hambruna y la pobreza en África.

El ''gigante'' franco-malí, muy emocionado durante toda la noche por el gran cariño recibido y el gran apoyo a su causa, la Ciudad de los Niños a las afueras de Bamako, capital de Mali, fue ovacionado en cada balón que tocó durante los catorce minutos que disputó con su ex equipo, hasta que dejó su sitio al argentino Diego Perotti.

Antes, en un encuentro que estuvo más entretenido en la primera mitad que en la segunda, sin intensidad ni marcajes férreos, con todos los jugadores queriendo dar espectáculo para sumarse a esta fiesta en favor de los niños desvalidos africanos, el zaragocista Stefan Babobic abrió el marcador a los 8 minutos para la selección Champions. Cinco minutos después empató el Sevilla Fútbol Kanouté, por medio del senegalés Babá Diawara tras una jugada del incisivo Diego Capel, ahora en el Sporting de Lisboa.

Llegado el minuto 16, como siempre en el Pizjuán, la afición coreó cánticos en recuerdo del fallecido Antonio Puerta, mientras Kanouté, Iriney y Capdevila mostraban desde la banda las tres camisetas con los números que llevaban Puerta (16), el espanyolista Dani Jarque (21) y el bético Miki Roqué (26), también fallecidos. El veterano portero Ricardo López, ex de Osasuna, fue un verdadero espectáculo todo el partido, ya que contribuyó a divertir al público, se cambió de portería con el sevillista Diego López, se sumó varias veces al ataque y estuvo a punto de marcar de chilena.

Al final, lo logró, actuando como jugador de campo con el Sevilla tras cambiarse la camiseta con Reyes, al marcar el 4-7 final. Ricardo, un buen portero, se destapó como todo un ''showman''. La fiesta y el carácter benéfico y solidario del encuentro lo merecían. Al filo del descanso, Babá volvió a marcar al hacer el 2-1 y, seguidamente, empató a dos el delantero del Alcorcón Quini. En la segunda mitad, menos eléctrica, con un juego más pausado por parte de los dos equipos, el sevillista Manu del Moral hizo el 3-2 a la hora de juego, pero a partir de ahí la selección Champions for África reaccionó para llevarse el partido.

El jugador del Cádiz Fall marcó el 3-3 y luego el 3-4, y luego el sevillano Rodolfo Bodipo (Deportivo), con el 3-5, y el recreativista Jonathan Valle, con el 3-6, ampliaron amplió la ventaja, hasta que llegó el gol del portero Ricardo para el Sevilla. Al final, 4-7 en un partido donde los únicos protagonistas fueron la sensibilización social sobre el sufrimiento que viven millones de personas en África y la necesidad de ayuda a ese continente, y, cómo no, el gran Kanouté, por sus valores personales y futbolísticos.