Tres puntos de autor en Getafe

Liga BBVA | Getafe 1 - Barcelona 4

Tres puntos de autor en Getafe

Tres puntos de autor en Getafe

Planteamiento perfecto de Vilanova. Messi, que fue suplente, salió para cerrar el partido. Xavi fue el dueño del encuentro. David Villa volvió a marcar

El Barça conjuró el Virus FIFA ganando en Getafe con suma autoridad, logrando de esta forma su cuarto triunfo consecutivo en el arranque de Liga. Pero más allá de los tres puntos, destacó la manera en la que los lograron. En un equipo de la talla del Barça, en el que el talento individual se derrama, muchos partidos se ganan por los arranques de los cracks, y más si hablamos de partidos que se disputan después de haber estado dos semanas sin poder reunir al equipo para entrenarse a causa de los compromisos de las selecciones. Ayer no fue el caso. Ayer el Barça dominó el partido de cabo a rabo desde la pizarra. Tito Vilanova tenía el partido en la cabeza y le salió bordado. No le tembló el pulso a la hora de dejar a Messi de inicio en el banquillo, rotó lo la plantilla lo justo, dio entrada a los jugadores de refresco en el momento oportuno y logró una victoria de autor.

Con la decisión de salir sin Messi, Vilanova primaba más la industriosidad del bloque que la chispa de Messi, capaz de convertir en oro todo lo que toca. Su puesto lo ocupó Fàbregas, quien evidentemente no tiene la capacidad de desequilibrio del argentino, que es la reina del tablero, pero sí que fue un alfil decisivo a lo largo del partido.

Que Tito Vilanova viajaba avisado a Getafe, donde el Barça había fracasado la temporada anterior, quedó clarísimo con el planteamiento del técnico barcelonista. Hace un año, Luis García le regaló las bandas al Barça porque los de Guardiola jugaron sin estiletes por los extremos y el Geta tuvo suficiente con cerrar los pasillos interiores. Ayer, Tito redobló la apuesta por los extremos y Pedro y Tello abrieron el campo al límite, lo que dejó el espacio suficiente para que Xavi, que ayer ofreció un recital, se hiciera con el mando del partido.

Fondo de armario. Más allá de la dictadura de Xavi, que dictó el ritmo del encuentro, el Barça comprobó ayer como su fondo de armario, fundamental para jornadas como la de ayer, ha progresado adecuadamente. Thiago, que llevaba cuatro meses sin jugar a causa de una lesión, desempeñó a la perfección el papel de Iniesta, que no es poca cosa. Montoya, sin la exhuberancia de Alves, fue una muralla en su banda y Adriano volvió a dejar claro que en lo que respecta a la disputa por la titularidad en el lateral izquierdo, Jordi Alba va a tener que esforzarse mucho.

Precisamente, fue el brasileño el que inauguró el marcador pasada la media hora de partido tras una gran jugada de Fàbregas, que si bien no marcó, participó en tres de los cuatro goles del Barça. De esta manera, el Barça cristalizaba su dominio en el juego tras dos buenas ocasiones de Thiago (una fue al palo) y otra de Tello.

El Barça tenía el partido en la mano y sólo le faltaba cerrarlo. El Getafe complicó las cosas al inicio de la segunda parte, pero entonces fue cuando Vilanova dio decidió tirar la bomba atómica y dar entrada a Messi que en cinco minutos cerró la discusión con dos goles. El primero al transformar un penalti sobre Pedro y el segundo al culminar una gran jugada colectiva. Ni el gol en propia puerta de Mascherano descentró a un Barça que, mediante Villa, dos chuts y dos goles en Liga, dio lustre al liderato.